¿Qué espera el papa Francisco sobre las nuevas negociaciones en Venezuela?

El Sumo Pontífice mandó un claro mensaje al pueblo venezolano.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/07/14/que-espera-el-papa-francisco-sobre-las-nuevas-negociaciones-en-venezuela/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-14T13:44:39-03:00">julio 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-14T15:06:01-03:00">julio 14, 2019</time></a>

Frente a las actuales conversaciones que la oposición venezolana y el actual gobierno están llevando a cabo en la isla de Barbados, el líder de la Iglesia católica, el papa Francisco, expresó su confianza en que esta acción puede ser el puntapié inicial para que termine la crisis en el país petrolero. Desde que el 23 de enero Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), se proclamó como mandatario venezolano interino, Venezuela vive en una pelea por el poder político.

En un mensaje en su cuenta de Twitter (@Pontifex_es), el papa Francisco mandó un mensaje a los venezolanos, un pueblo fuertemente ligado al catolicismo, pero más allá de esto, como figura mediadora e internacional, la misiva del líder del Vaticano demuestra que el conflicto que ocurre en Venezuela es un problema que interpela a la gran mayoría de los mandatarios del mundo y de las figuras públicas, políticas y en este caso, religiosas.

“Deseo expresar una vez más mi cercanía al amado pueblo venezolano, que sufre a causa de la prolongada crisis. Pidamos al Señor que inspire a las partes en causa para que lleguen cuanto antes a un acuerdo que ponga fin a los sufrimientos de la gente”, revela el mensaje del papa enviado este domingo en Twitter. Lo último que se dio a conocer sobre estas negociaciones que llevan, oposición y gobierno, es que sostuvieron que mantendrán una “mesa permanente” de trabajo. Sin embargo, todavía se desconoce si ambas partes llegarán acordarán a que se realicen elecciones presidenciales.

Las negociaciones, que parecieron estancarse luego del fallido intento que tuvieron en Oslo, se renovaron la semana pasada en esta isla del Caribe. El presidente Nicolás Maduro informó vía Twitter sobre el acuerdo al que llegó su delegación con la del interino, Juan Guaidó. “Luego de 3 días de una intensa jornada de diálogo con las oposiciones de Venezuela, acordamos establecer una mesa permanente de diálogo. Agradezco la disposición del gobierno noruego y expreso mi fe absoluta en que muy pronto alcanzaremos un gran acuerdo de paz y convivencia”, destacó el pasado 12 de julio.

No es la primera vez que el papa Francisco se coloca como mediador en el conflicto que atraviesa el pueblo venezolano. En el 2017, el Vaticano participó en una mesa de negociaciones junto con mandatarios latinoamericanos y europeos, en el que fue parte el expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero. Incluso, el pasado mes de febrero, el actual líder del Vaticano le envío una carta a Maduro en la que aboga por una “salida” pacífica a la “crisis venezolana”, además de “la necesidad de evitar cualquier forma de derramamiento de sangre”.

Diversos organismos internacionales, como el Grupo de Lima, también persiguen un final positivo para ambas partes, sobre todo para los venezolanos, que continúan inmersos en una crisis económica, política y humanitaria, la cual fue señalada en el informe presentado por la Alta Comisionada para las Naciones Unidas, Michelle Bachelet. En el texto, basado en su visita al país petrolero durante el 19 y el 21 de junio, la diplomática constató estas realidades, que aún el Gobierno de Maduro rechaza.

“Su reporte se alinea de manera lamentable con el relato mediático y político impuesto desde Washington, que agrede simbólicamente a Venezuela al repetir el guión acerca de la existencia de un supuesto gobierno dictatorial”, dijo Maduro en respuesta al informe de Bachelet. Una de las acciones perseguidas por la oposición venezolana es concretar elecciones libres para que haya un gobierno de transición. Este objetivo es el principal planteado por Guaidó desde que llegó al poder. Sin embargo, todavía se desconoce si lograrán, ambas partes, ponerse de acuerdo sobre un proceso electoral para elegir un nuevo presidente.