Embarcaciones humanitarias rescataron a decenas de migrantes en el Mediterráneo

Fuente: @MSF_Espana

La decisión fue tomada por la falta de guardacostas libios en esta región.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/08/11/embarcaciones-humanitarias-rescataron-a-decenas-de-migrantes-en-el-mediterraneo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-11T18:01:03-03:00">agosto 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-11T18:01:31-03:00">agosto 11, 2019</time></a>

El barco “Ocean Viking” (Noruega) y “Open Arms“, de bandera española, realizaron este domingo una nueva misión frente a las costas libias para salvar a unas 400 personas que huyen de la crítica situación de países como Siria, Somalia, Sudán, entre otros. Organizaciones humanitarias han decidido hacerle frente a los naufragios en esta región para evitar pérdidas humanas.

En la tercera tarea de la embarcación noruega lograron rescatar a 251 migrantes, mientras que el barco español hizo lo propio con 160 en su décimo día de actividades en el mar Mediterráneo. Anteriormente ya recuperaron a otras 39 personas. La decisión fue tomada por la falta de guardacostas libios que “no responden”, según informó el coordinador de las operaciones de búsqueda y rescate de SOS Méditerranée, Nicholas Romaniuk.

“Estamos solos en la zona”, contó a la AFP Romaniuk, quien señaló que las buenas condiciones climáticas favorecen a quienes buscan salir de estos países africanos y eligen la vía marítima para hacerlo. A pesar de que la capacidad de brindar cobijo fue superada (200 personas era el límite), el coordinador de SOS Méditerranée decidió continuar con el patrullaje para ayudar a otras embarcaciones.

Las labores de rescate se realizaron en una zona ubicada a 60 millas marinas (unos 110 kilómetros) de Trípoli, capital de Libia. “Estamos de guardia las 24 horas y dos radares cubren la zona. Esta mañana fue la presencia de un avión de reconocimiento a baja altitud lo que nos alertó y condujo más al norte”, dijo Romaniuk. Por la celebración del Aid al Kebir, fiesta musulmana, hay una menor presencia de guardacostas libios.

Otra de las organizaciones humanitarias que está dispuesta a estas tareas es Médicos Sin Fronteras (MSF). Según los rescatistas, la mayoría de los migrantes son de nacionalidad sudanesa. Asimismo, estos indicaron que el 81% de ellos tienen entre 18 y 34 años, mientras que el 17% son menores de edad. Las medidas de los socorristas fueron aplaudidas por las personas salvadas, que se amontonaron en un bote de goma de seis a siete metros de largo.

Igualmente, las organizaciones informaron que encontraron a los jóvenes con salvavidas precarios de goma alrededor del cuello. Según el médico de MSF, Luca, en declaraciones para la AFP, dijo que “las personas socorridas sufren deshidratación y muchas tienen sarna”, y también hay “numerosas heridas provocadas por torturas”. Por su parte, el fundador de la ONG española “Open Arms“, Oscar Camps, hizo un nuevo llamado a la solidaridad de los países de Europa.

“Décimo día a bordo, en un domingo de calor de agosto. Resistimos, tenemos 160 motivos para hacerlo. 160 seres humanos que tienen derecho a desembarcar en un puerto seguro. Vergüenza para ti, Europa”, se lamentó Camps. Italia es uno de los países que tiene una postura reacia a permitir que estas embarcaciones arriben a sus puertos. Un bote de “Open Arms” está varado cerca de la isla italiana de Lampedusa con 160 migrantes a bordo, quienes llevan 121 días en el mar.

Sin embargo, gracias al presiente francés Emmanuel Macron se ha instaurado el “mecanismo de solidaridad” para permitir el desembarco de los migrantes. El acuerdo fue firmado hace dos semanas. Italia esperaba que otros países decidieran cómo iba a realizarse el reparto de las solicitudes de asilo. Esta medida permitió el 31 de julio la llegada a tierras italianas del buque el Gregoretti con 40 personas a bordo.