Trump auguró que China quiere un acuerdo comercial con EE.UU.

El mandatario republicano adelantó que sostienen buenas conversaciones.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/08/15/trump-auguro-que-china-quiere-un-acuerdo-comercial-con-ee-uu/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-15T20:42:51-03:00">agosto 15, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-15T20:42:52-03:00">agosto 15, 2019</time></a>

El presidente Donald Trump cree que China quiere un acuerdo comercial con Estados Unidos y por eso adelantó que la guerra comercial será bastante corta. “Estamos teniendo muy buenas conversaciones con el gigante asiático. Quieren hacer un trato”, dijo el mandatario a periodistas este jueves. “Cuanto más dure (el conflicto) más fuertes nos volvemos”, destacó.

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, informó la primera semana de agosto que Trump desea llegar a un acuerdo con China, sin embargo, este debe ser el “correcto” para EE.UU. “El presidente no estaba contento con los avances de las conversaciones con Pekín hace unos días”, dijo a la cadena CNBC. “El presidente está defendiendo la economía estadounidense de muchas prácticas comerciales injustas”, aseguró.

Y este jueves, antes de abordar el avión presidencial camino a New Hampshire para un evento de campaña, Trump declaró que tiene “la sensación de que va a ser bastante corto”. Las declaraciones del republicano se producen después de la amenaza china, de este mismo jueves, de tomar represalias si Washington acentúa la guerra comercial y tecnológica al aumentar los aranceles sobre más importaciones del gigante asiático desde el 1 de septiembre.

Pekín anunció que tomará “medidas necesarias” para contrarrestar esas acciones estadounidenses. El Gobierno chino emitió un pequeño comunicado. No detalló si esto afectará los planes para negociar con Washington, para septiembre. Las tarifas que se aplican ahora contra bienes chinos por 300.000 millones de dólares. El Dow Jones cayó esta semana por la incertidumbre global.

Se anticipa que un acuerdo comercial entre EE.UU. y China no será posible antes de los comicios estadounidenses del 2020, en los que Trump busca la reelección. La semana pasada, China permitió que su divisa, el yuan, llegara a valores que no se veían desde hace más de una década. El republicano decidió extender los aranceles a la mayoría de las importaciones de los asiáticos.

Las autoridades chinas responsabilizaron de la depreciación del yuan al presidente de EE.UU. Y él acusó al Gobierno chino de “manipulación monetaria” y de cometer una “importante violación” que con el tiempo debilitará a su propio país. Y la situación en Hong Kong suma pesimismo. Carrie Lam, la jefa del ejecutivo del territorio, acusó a los manifestantes de poner en peligro el crecimiento económico.

Las consecuencias podrían ser peores que las provocadas por el síndrome respiratorio agudo y grave en 2003 y la crisis financiera de 2008, lo que conllevaría que “la recuperación económica tarde mucho más tiempo”. La excolonia británica vive su mayor crisis política desde la retrocesión de Londres Pekín en 1997. Las empresas, sobre todo las del sector turístico, empiezan a alertar sobre las consecuencias.