Mensaje del Papa: las grandes cosas, las mezquindades y la crisis en Siria

El Sumo Pontífice brindó otro mensaje en la Plaza San Pedro.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/08/16/mensaje-del-papa-las-grandes-cosas-las-mezquindades-y-la-crisis-en-siria/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-16T06:53:24-03:00">agosto 16, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-16T06:53:25-03:00">agosto 16, 2019</time></a>

En el reciente Angelus, el papa Francisco aseguró que “en la vida es importante buscar cosas grandes, en caso contrario uno se pierde detrás de muchas pequeñeces”, al tiempo que agregó que “María nos demuestra que, si queremos que nuestra vida sea feliz, en primer lugar hay que poner a Dios, porque solo El es grande. Cuántas veces, en cambio, vivimos persiguiendo cosas de poca monta: prejuicios, rencores, rivalidades, envidias, ilusiones, bienes materiales superfluos… cuánta mezquindad en la vida”.

En el marco de la Fiesta de la Asunción de la Virgen, indicó que “María hoy invita a levantar la mirada hacia las ‘grandes cosas’ que el Señor realizó en ella”, y aconsejó “dejarse atraer por la belleza verdadera, no nos dejemos arrastrar por las pequeñeces de la vida, sino que elijamos la grandeza del cielo”. En tanto,  Francisco bendijo los rosarios “destinados a los hermanos de Siria”, como “señal de mi cercanía, especialmente con las familias que perdieron a alguien debido a la guerra. La plegaria hecha con fe es poderosa. Sigamos rezando el rosario por la paz en Medio Oriente y en el mundo entero”.

Llamado a los pueblos

El papa Francisco criticó firmemente el “soberanismo” por conducir “a guerras” y estimó que el populismo no refleja “la cultura popular”, en una entrevista publicada este viernes en el diario La Stampa, en medio de la crisis política desatada en Italia por las recientes medidas contra los migrantes aplicadas por el ultraderechista Matteo Salvini.

“El soberanismo es una actitud de aislamiento. Estoy preocupado porque escuchamos discursos que se parecen a los de Hitler en 1934. Primero nosotros. Nosotros… nosotros…: estos son pensamientos aterradores”, expresó el pontífice, quien afirmó que Europa debe ser salvada porque es un patrimonio que “no puede y no debe ser disuelto”.

Aunque la entrevista fue concedida días antes de la actual crisis de Gobierno protagonizada por Salvini, entre los líderes europeos de la corriente soberanista junto con el húngaro Viktor Orban y la francesa Marine Le Pen, el Papa hizo declaraciones que encajan perfectamente con el delicado momento que atraviesa la política italiana. “El soberanismo es cerrazón”, afirmó.

“Un país debe ser soberano, pero no cerrado. La soberanía debe ser defendida, pero las relaciones con otros países y con la Comunidad Europea también deben ser protegidas y promovidas. El soberanismo es una exageración que siempre termina mal: conduce a guerras”, agregó durante la entrevista realizada por Domenico Agasso.

Las políticas de Salvini resultan diametralmente opuestas a todas las causas que el papa Francisco ha defendido a lo largo del tiempo. Por una parte, el político italiano impone políticas de cierre de fronteras y de puertos y por la otra, el pontífice hace llamados a la comunidad internacional para evitar más muerte de migrantes en el Mar Mediterráneo.

En caso de que efectivamente se realizaran elecciones anticipadas en octubre en Italia, Salvini se perfila como el posible gran triunfador pues los sondeos le dan a los ultras entre el 35% y el 40% de los apoyos nacionales, y además se le unirían otros partidos del mismo corte, como el FdI y Forza Italia, con lo que superaría el 50% de los votos.

El papa Francisco también expresó que el populismo “cierra a las naciones” al igual que el soberanismo. “Al principio no lograba entenderlo, porque, estudiando Teología, profundicé el popularismo, es decir la cultura del pueblo: pero una cosa es que el pueblo se exprese y otra es imponerle al pueblo la actitud populista. El pueblo es soberano (tiene una manera de pensar, de expresarse y de sentir, de evaluar), en cambio los populismos nos llevan a los soberanismos: ese sufijo, ismos, nunca hace bien”, detalló.