Trump mató el diálogo con los talibanes y se hace interminable el conflicto en Afganistán

El mandatario ha dicho que esa guerra es innecesaria para EE.UU.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/09/trump-mato-el-dialogo-con-los-talibanes-y-se-hace-interminable-el-conflicto-en-afganistan/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-09T23:46:28-03:00">septiembre 9, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-10T00:00:48-03:00">septiembre 10, 2019</time></a>

El presidente estadounidense, Donald Trump, dio por terminadas este lunes las largas negociaciones mantenidas con los talibanes para poner fin al conflicto en Afganistán, tras un reciente atentado insurgente en el que murieron un soldado de Estados Unidos y otras 11 personas. “Están muertas. Para mí, están muertas”, dijo en la Casa Blanca, según la AFP.

El anuncio llega después de que Trump cancelara una reunión secreta que según dijo iba a mantener el domingo con líderes talibanes en su residencia secundaria de Camp David. El cambio de actitud de Washington respecto a los talibanes ya había quedado claro minutos antes, cuando el mandatario aseguró que las tropas estadounidenses estaban golpeando a los insurgentes afganos como nunca antes.

“¡En los últimos cuatro días, hemos estado golpeando a nuestro enemigo más fuerte que nunca en los últimos diez años!”, afirmó el presidente en Twitter. El domingo, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, dijo que sus tropas habían matado a más de un millar de talibanes en 10 días. Hasta este fin de semana habían crecido las expectativas sobre un acuerdo.

Las negociaciones tienen el propósito de permitir la retirada de miles de soldados estadounidenses de Afganistán, donde Washington tiene desplegados unos 13.000 militares. A cambio, los talibanes iban a ofrecer garantías sobre una “reducción de la violencia” en el país. Pero el atentado en Kabul la semana pasada cambió la situación, y Trump anunció la anulación de su reunión con líderes talibanes.

Muchos se indignaron en Washington al enterarse de que representantes de los talibanes iban a visitar esa residencia presidencial tres días antes del 18 aniversario de los atentados del 11 de septiembre, perpetrados por los yihadistas de Al Qaida. La actitud del presidente también provocó críticas por su forma de negociar. Trump negó cualquier desacuerdo interno en su Gobierno por la reunión cancelada.

“Muchas noticias falsas de que yo habría actuado contra el consejo del vicepresidente (Mike Pence) y varios asesores sobre una posible reunión con los talibanes en Camp David”, tuiteó más temprano el mandatario. “¡Son falsas!”, dijo. “Siempre he pensado que era bueno reunirse y hablar” con la gente, “pero finalmente decidí no hacerlo”, añadió.

Trump quiere sacar a Estados Unidos de conflictos que considera innecesarios para el país, como en Siria y Afganistán. Y a pesar de su política proisraelí y de la presencia en su administración de halcones como el asesor de seguridad nacional, John Bolton, ha resistido a la tentación de golpear militarmente a Irán. El republicano prometió la paz en 2016 y quiere cumplir para la campaña de 2020.