El cuchillo con el que apuñalaron a Bolsonaro será expuesto en un museo

Según el juez, el arma simboliza una agresión a la democracia.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/12/el-cuchillo-con-el-que-apunalaron-a-bolsonaro-sera-expuesto-en-un-museo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-12T12:33:55-03:00">septiembre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-12T12:39:03-03:00">septiembre 12, 2019</time></a>

El cuchillo con que un hombre apuñaló el año pasado al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se exhibirá en un museo de Brasilia. Lo resolvió el magistrado Bruno Savino, de Juiz de Fora, la localidad donde fue apuñalado el 6 de septiembre de 2018, durante la campaña para las elecciones en las que se consagró como mandatario.

Savino destacó el “relevante valor histórico del cuchillo utilizado en el atentado” y “el interés de su conservación en pro de la historia política reciente del país”. En su momento el hecho fue calificado por los partidarios del presidente como un “ataque a la democracia” e incluso llegaron a sugerir que podía tratarse de un acto planificado por un grupo.

Por pedido del Ministerio Público y de la Policía Federal, el cuchillo usado en el crimen junto a los hisopos impregnados con muestras biológicas (de Bolsonaro y también de su atacante) serán entregados y expuestos en el Museo de la Academia Nacional de la Policía en Brasilia, a partir de una fecha que aún no ha sido establecida.

Según palabras del juez el arma que será exhibida representa no solo un atentado a la democracia, sino la violencia sufrida por el presidente Bolsonaro en el pleno ejercicio de sus derechos políticos, pero “sobre todo simboliza, a partir de una óptica más amplia, la agresión cometida contra el propio régimen representativo y democrático de derecho”.

Durante su campaña electoral Bolsonaro recibió una puñalada en el abdomen en Juiz de Fora, localidad del estado de Minas Gerais. El agresor, identificado como Adélio Bispo de Oliveira, fue detenido inmediatamente después del ataque pero fue declarado inimputable al momento en que determinaron que sufría de problemas mentales.

En ese momento el hombre declaró haber actuado en solitario, por motivos político-religiosos, de hecho llegó a decir que actuó “por orden de Dios” debido a los polémicos comentarios del mandatario. Entonces fue diagnosticado con psicosis y la justicia ordenó internarlo en la unidad psiquiátrica de una prisión de máxima seguridad. 

Este domingo el presidente brasileño fue sometido a una cuarta operación en el abdomen para la corrección de una hernia de incisión que surgió a raíz de las intervenciones quirúrgicas previamente realizadas. Su estado de salud se complicó por una distención abdominal provocada por la acumulación de aire en el aparato digestivo.