Australia, los incendios forestales y sus dramáticas cifras

Las consecuencias del avance del fuego son impactantes
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2020/01/07/australia-los-incendios-forestales-y-sus-dramaticas-cifras/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-07T14:03:27-03:00">enero 7, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-07T14:03:28-03:00">enero 7, 2020</time></a>

El infierno no es un sitio abstracto e imaginario. Basta con tomarse un avión hasta Australia y desde el aire ya poder ver cómo todo lo que rodea a la isla es humo, noche, fuego y destrucción por todos lados. Para tomar dimensión del tema, desde mediados de julio hasta la fecha, los incendios forestales destruyeron casi 6 millones de hectáreas en la región sureste del país.

Si aún no es suficiente, en 2018 el fuego también arrasó con todo lo que encontró a su alrededor, consumiendo 800 mil hectáreas en California, Estados Unidos. Lo mismo con el Amazonas que este año perdió a causa de las llamas cerca de 900 mil hectáreas. Parecen datos ínfimos en comparación con las 6 millones de hectáreas australianas, con llamas de 70 metros de altura.

Si bien la temporada de incendios es algo habitual para los australianos, cada año se agrava aún más, y esta temporada no tiene precedentes en los estados de Nueva Gales del Sur, Australia Occidental, Victoria y Australia Meridional, que según los últimos datos del Servicio de Vigilancia de la Atmósfera de Copernicus “el avance y la ferocidad del fuego fue implacable”.

Al mismo tiempo, ya se confirmaron 25 víctimas mortales desde septiembre, con decenas de desaparecidos, más de 100 mil evacuados, cerca de 15 mil viviendas destruidas y la impactante cifra de casi 500 millones de mamíferos, reptiles y aves que perecieron. Las estadísticas fueron confirmadas por la Universidad de Sydney que, ya advirtió, las cifras “podrían ser mucho más graves”.

La ministra del Ambiente Sussan Ley confirmó que casi 30.000 koalas en todo el país han muerto, es decir, un 30% de la especie. Dailan Pugh, ecologista australiano, advirtió la “inminente” desaparición de la especie “puesto que no todos tienen la capacidad de reproducirse por poseer la bacteria Chlamydia Pecorum que causa esterilidad y una salud frágil para este animal”.

La magnitud del incendio es tan grande que el humo generado acumula varias semanas de recorrido sobre el Océano Pacífico. Incluso, las imágenes muestran a los glaciares de los Alpes neocelandeses cubiertos de partículas. Los expertos creen que el monóxido de carbono y otros gases llegarán regularmente a América del Sur con el correr de los días y la dirección del viento.