China sufre un rebrote de coronavirus

Es por ello que las autoridades gubernamentales decidieron confinar a medio millón de personas.

Cuando todo parecía indicar que en el país donde surgió el temible virus del COVID-19 había sido controlado, ahora la situación parece desbordarse nuevamente. Esto se debe a que China sufre un rebrote de coronavirus. Razón por la cual, las autoridades gubernamentales decidieron confinar a medio millón de personas. El lugar donde se tomó esta drástica medida fue cerca de Pekín.

Y es que en la capital china se viene padeciendo desde mediados de este mes un rebrote de coronavirus, el cual fue descripto como “grave y complejo”. Todo comenzó cuando se produjo la aparición de unos 300 nuevos casos en la ciudad durante un período de tiempo de poco más de dos semanas. Por esta razón, se teme que una segunda ola de contagios se produzca y que, a su vez, sea peor que la primera.

En este marco, desde la alcaldía se emprendió una gran campaña de diagnóstico, al tiempo que se cerraron las escuelas. Asimismo, se solicitó a los habitantes de Pekín que no salgan de la capital. Además de la ya mencionada acción de confinamiento a varios miles de individuos que viven en zonas residenciales, debido a que son consideradas de riesgo. El lugar en cuestión es el cantón de Anxin, ubicado a 60 kilómetros al sur de Pekín.

Desde este momento, apenas una persona podrá salir para realizar compras de comida o medicamentos. Pero, además, solo podrá hacerlo una vez al día. El Ministerio chino de Salud reportó hoy un total de 14 nuevos casos en Pekín durante las últimas 24 horas. De esta manera, se arribó a los 311 infectados desde el comienzo de este nuevo foco, que fue detectado en el mercado mayorista de Xinfadi, en el sur de la ciudad.

Otra vez todo comienza en un mercado

Cabe recordar que dicho mercado suministra productos frescos a supermercados y restaurantes. Y casi un tercio de los nuevos casos de coronavirus reportados tienen relación con la sección del mercado de carne de res y de cordero. Y es que las pruebas de diagnóstico involucran a los que concurrieron a este lugar, así como a empleados de restaurantes, repartidores y habitantes de las zonas residenciales.

Compartir en: