Facón, donde la artesanía y el vino se combinan con la astrología, el tarot y la música tradicional

El lugar, dedicado a difundir la artesanía nacional, ofrece catas de vinos combinadas con distintas áreas con la intención de ofrecer una experiencia alternativa a través del vino.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/glam/2019/05/03/facon-donde-la-artesania-y-el-vino-se-combinan-con-la-astrologia-el-tarot-y-la-musica-tradicional/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-03T19:54:21-03:00">mayo 3, 2019</time></a>

Facón es uno de los enclaves artesanales y culturales más sólidos de la ciudad, cabe sospechar que también del país. Esa nación que a través de prendas, objetos, cosas, detalles se agrupa en el 4880 de la calle Nicaragua con la intención de representarla, de tener, en la medida de lo posible, un pedazo de cada provincia en un solo lugar. A esa dinámica, producto de la fascinación de su director, Martín Bustamante, por los viajes y el contacto directo con productores y artesanos, se suma el vino como medio de encuentro para la comunidad.

Desde finales del año pasado, los miércoles suelen ser los días en los que Facón se abre para degustaciones de vinos que se combinan con alguna otra experiencia. Se trata de divertirse y explorar áreas, combinarlas para ver que resulta. Desde astrología y tarot hasta presentaciones musicales. Es Bustamante quien explica: “La idea era agregar, todos los miércoles o miércoles de por medio, un ciclo de degustación de vinos agregando una temática distinta. Unas que son muy recurrentes, entre otras, son las de astrología y tarot”.

En relación con la inmersión en la astrología, comenta: “Es una vista muy por arriba, porque es algo muy complejo, que se estudia como carrera. La idea es darle al cliente un pantallazo general en el que contamos con una astróloga”. Y agrega: “Nos parecía difícil ligarlo al vino. Pero encontramos la forma y queda algo dinámico, divertido, y la gente de paso prueba vinos nuevos”. Como ejemplo, aporta la experiencia con los vinos biodinámicos desarrollados por Ernesto Catena. La idea de esta dinámica es salir de las propuestas clásicas de las catas, para incorporar distintos elementos que aporten un aire distinto y que reflejen la esencia de Facón.

La filosofía del lugar procura dar a conocer distintas manifestaciones artesanales elaboradas en el país. El vino emerge como un medio para integrar a la comunidad que visita al lugar y darle la oportunidad de conocer un poco más sobre distintos temas: “Hay mucha comunidad entorno a la astrología, que se acerca realmente interesada. A veces hacemos catas de uvas criollas, de malbec, de cabernet cabernet franc. Pero hay gente más curiosa”.

Facón es el resulta de viajes y cultura local reuniéndose en un solo sitio, con Martín Bustamante como eje de esas propuestas y el criterio del sommelier Nicolás Solohaga. En relación a sus viajes y el vino, comenta: “Es lindo encontrar en los viajes a los pequeños productores porque, más que nada, una vez que entendés cómo se hace el vino, lo empezás a valorar desde otro lado. Es súper simple y a la vez tan complejo”. Sus hallazgos se producen a partir del diálogo directo con la gente, en restaurantes o con los artesanos. Ese diálogo que, en otra escala, resuena rodeado de visitantes que celebran el vino, una cultura, y una forma de entender un país en la que la integración de sus características es la protagonista.