Polo: La Tapera Fedea se lleva la tradicional Copa Héctor Barrantes

El torneo celebró su edición número 15, poco a poco instalándose como una parada clásica dentro del calendario, en honor a quien fuera un destacado polísta durante los años 60 y 70.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/glam/2019/05/07/polo-la-tapera-fedea-se-lleva-la-tradicional-copa-hector-barrantes/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-07T17:10:16-03:00">mayo 7, 2019</time></a>

No es tan masivo como el fútbol, pero el polo argentino encuentra en cada fin de semana una oportunidad para celebrarse a sí misma. Varían las categorías, los hándicaps, la cantidad de equipos y el género presente en las competencias, pero algo que parece imponerse como tendencia es que no hay fin de semana en el que al menos se desarrolle una competencia. La más reciente fue el décimo quinta edición de la Copa Héctor Barrantes.

El torneo se desarrolló en el Trenque Lauquen Polo Club durante jornadas en las que se produjeron los distintos cruces eliminatorios para cerrar la final. Participaron seis equipos, Sonny Hill-Boga, María Pía, La Tapera Fedea, La Mariana-Cavalier, Patagones MigueL Acuña y Agropecuaria Pehuajó. De ellos, a través de varios cruces, T.L. La Tapera Fedea y T.L. Sonny Hill Boga alcanzaron la final del torneo.

A juzgar por lo apretado del marcador final, 12 a 11 a favor de La Tapera Fedea, los asistentes disfrutaron un torneo bastante competido durante el fin de semana, con juegos de resultado incierto durante buena parte de su desarrollo. Hasta que el equipo liderado por el reconocido polista Martín Nero, junto a Ignacio Arbelbide, Guillermo Micheo y Gastón Urturi lograron superar al resto de competidores e imponerse en la jornada dominical para alcanzar el campeonato.

El tercer lugar del torneo se llevó Patagones Miguel Acuña, conformado por Juan Jauretche, Baldo Palomeque, Lorenzo Larumbe y Roberto Bilbao, durante el mismo domingo en el que también se dispusieron distintas categorías para el polo infantil como parte de la Copa Barrantitos. Esta copa es honor a Héctor Barrantes, destacado jugador de polo durante las décadas del 60 y el 70, al punto de representar al país en Europa y Estados Unidos mediante el deporte.

La continuidad de este torneo, aproximándose a las 20 ediciones, poco a poco lo instala como una de las paradas del año. A él asisten deportistas de nivel y, a su vez, a través de las categorías menores, se produce el fomento de las nuevas generaciones en relación con esta disciplina y el legado de una de sus figuras, esa por la que el torneo lleva su título. El pasado fin de semana también se jugó la Copa Derick Emerson, resultado ganador el equipo La Lucila, tras superar en la final a La Aguada.