“Los olvidados de Belgrado”: estética y denuncia a través de la fotografía

Hugo Aymar registra un proceso migratorio, con imágenes tan duras como conmovedoras.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/glam/2019/06/12/los-olvidados-de-belgrado-estetica-y-denuncia-a-traves-de-la-fotografia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-12T21:37:41-03:00">junio 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-12T21:37:42-03:00">junio 12, 2019</time></a>

“I just want to be home”. Solo quiero estar en casa. La frase está escrita en una especie de muralla que da acceso hacia algo similar a un hogar. Lo rodea la nieve y los árboles azotados por el invierno. Alguien está entrando a ese techo improvisado. Puede haber sido quien redactara esas palabras, o no. Da igual. Esa persona es la imagen de un drama.

Esa terrible situación es la que atraviesan una serie de individuos afganos y pakistaníes que, desplazados de sus países, terminan en los depósitos abandonados de la Estación Central de Belgrado, en Serbia. Si la migración es una fuente inagotable de historia no porque sea cool documentarla, sino porque aún es uno de los principales problemas de la humanidad.

El riesgo, al abordarla, es caricaturizarla o no ser justo con ella. El fotógrafo que captura a estas personas en esa estación escapa de ambas cuestiones. La cámara de Hugo Aymar guarda absoluto respeto con lo fotografiado e incluso logra encontrar belleza en ese frío y desolador contexto. Virtud.

Los olvidados de Belgrado“, título de esta exposición fotográfica ubicada en los espacios de la Alianza Francesa de Buenos Aires (sede de Microcentro, en la Avenida Córdoba), fue un trabajo publicado en 2017. Sin embargo, su valor, con perspectiva, escapa a una ubicación geográfica para ser parte de un collage mayor, el de los movimientos migratorios.

Varían las circunstancias pero no la acción. Distintas poblaciones en diversas partes del mundo se desplazan a su suerte, lanzando una moneda al aire a la espera de que salga cara aunque la norma pareciera ser la cruz. En este marco, el trabajo de Aymar se distingue por su sensibilidad y el acompañamiento que sugiere cada foto.

En ese trayecto, en blanco y negro, se describe su compromiso fotoperiodístico y humano; también el logro de las imágenes. De otra manera, probablemente no se habrían capturado momentos en los que los desplazados componen su cotidianidad a la intemperie, con temperaturas que se ubican por debajo de los cero grados centígrados.

El trabajo transita entre las fronteras del documentalismo y el fotoperiodismo, algo valioso en materia de discusión y análisis para quien se anime a apreciarlo. Un logro, desde donde se lo mire, ya que para el fotógrafo francés Hugo Aymar la imagen es un medio de denuncia. Algunos no olvidaran a aquellos que duermen el Belgrado.