Atención: las sopas instantáneas pueden generar estas afecciones

Los productos ultra procesados con azúcar, grasa, sal y harinas refinadas son muy contraproducentes.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/05/15/atencion-las-sopas-instantaneas-pueden-generar-estas-afecciones/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-15T10:47:08-03:00">mayo 15, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-15T11:32:12-03:00">mayo 15, 2019</time></a>

En el auge de cuidar la salud desde una correcta alimentación, si existe una mala palabra esa es “alimentos ultra procesados”. En ese rango están las sopas instantáneas, que si bien son muy cómodas y prácticas y sencillas de preparar, sus consecuencias pueden ser más severas de lo que se supone.

¿Por qué? Porque diversos estudios afirman que hay enfermedades causadas por ingerir este tipo de alimento que, de acuerdo a un estudio publicado en la revista especializada The Journal of Nutrition, de consumirlo constantemente “se pueden generar complicaciones en la salud” más que importantes.

Enfermedades

Según la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en México, apenas “un solo vaso de sopa instantánea cubre la mitad del sodio recomendado para un adulto, por lo que son de los productos en el mercado con mayor sodio”. Asimismo -agregan- “contiene azúcar para diluir los sabores muy intensos y los niños por ningún motivo deben consumirlas”.

De hecho, cada médico o nutricionista siempre recomienda eliminar de las dietas diarias este tipo de sopas como así los caldos saborizados para hacer una sopa casera. En cuanto a las enfermedades que puede generar, hay que tener en cuenta las siguientes:

Obesidad

En México, por ejemplo, existe una fuerte tendencia al alto consumo de sopas instantáneas, especialmente en las zonas rurales y en comunidades con bajos recursos. Pero esta tendencia no es sólo en el país de América Central. En gran parte del mundo son consumidas sin tener en cuenta los riesgos. Además, este consumo en los niños en edad escolar, favorece la aparición de la obesidad infantil.

De acuerdo a los especialistas, la recomendación total para un refrigerio escolar es de aproximadamente 17% de las calorías totales para un niño, que es en promedio 300 calorías. Para tomar conciencia, con las sopas instantáneas, se consumen 292 calorías, lo que es casi el total de calorías recomendadas para un refrigerio.

Síndrome metabólico

“El síndrome metabólico es un grupo de problemas de salud que incluyen presión arterial alta o hipertensión, azúcar alta en sangre, exceso de grasa corporal (especialmente en la cintura), colesterol y triglicéridos altos”, detalla el portal especializado SuMedico.com. Todo esto ocurre de forma simultánea, aumentando el riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes, entre otras.

Diabetes

La American Diabetes Association indica que la diabetes es un grupo de enfermedades caracterizadas por un alto nivel de glucosa, causado por defectos en la capacidad del cuerpo para producir o usar la insulina. Además, puede incrementar el riesgo de otras enfermedades como infecciones de la piel, retinopatía diabética, neuropatía y enfermedad renal.

Accidente cerebrovascular

Para el Texas Heart Institute, el accidente cerebrovascular o ataque cerebral es un tipo de enfermedad cerebrovascular, es decir, es una enfermedad que daña los vasos sanguíneos que llevan sangre al cerebro. ¿Cómo se origina? Cuando se interrumpe el flujo sanguíneo a una parte del cerebro o cuando estalla un vaso sanguíneo.

Hipertensión

Otra de las posibles afecciones por ingerir estas sopas ultra procesadas es la presión alta o hipertensión, la cual es causada principalmente por el alto contenido de sodio. Esto deviene en serias complicaciones cardíacas.

¿Pero por qué se hace especial hincapié en las sopas instantáneas? Porque además de no ser un alimento nutritivo, la combinación de azúcar y sal para diluir los sabores intensos también generan cierta adicción. Al no aportar fibra, todo lo que genera su ingesta ya es dañino. Hoy, tanto la obesidad como toda enfermedad causada por esta problemática ya es considerada una epidemia y la industria de la alimentación es la principal responsable.