Doctor Google: el irrefrenable impulso a consultar en internet un tema médico

La gente no hace caso: la mayoría va a internet para saber qué les pasa.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/08/05/doctor-google-el-irrefrenable-impulso-a-consultar-en-internet-un-tema-medico/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-05T11:43:02-03:00">agosto 5, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-05T11:43:03-03:00">agosto 5, 2019</time></a>

Es como un impulso imposible de frenar. ¿Quién no salió de un consultorio luego de ver un médico e inmediatamente se metió en internet para saber un poco más del tema? Si bien los profesionales de la salud recuerdan hasta el cansancio evitar esto para sacar ideas erróneas, cada vez más gente consulta por su cuenta y hasta se automedica según lo que leyó en diversos sitios web. Por eso, para muchos, es imprescindible en qué sitios confiar sobre este tema.

Un estudio del Centro de Investigaciones Pew, en Estados Unidos, reveló que el 80 por ciento de los usuarios de internet en ese país han recurrido al mundo online para indagar sobre temas relacionados con la salud. Esto, a nivel mundial, se replica en casi todos los países con acceso a internet: todos buscan por su cuenta algo relacionado con la salud de uno, de familiares o de amigos.

Si bien muchos utilizan Google -entre otros buscadores- para saber más de una enfermedad, otros directamente se autodiagnostican y medican luego de buscar los síntomas de una afección. Otros sacan conclusiones extremistas sin ver previamente a un especialista. Precisamente, esta desinformación es la que alertan los médicos. El programa Inside Health, de la BBC, consultó a varios expertos sobre el tema.

Carl Heneghan, director del Centro de Medicina Basada en Evidencia de la Universidad de Oxford, remarcó que lo primero que hay que entender es cómo funcionan los buscadores en internet porque en “Google hay 70.000 búsquedas relacionadas con la salud cada minuto. Las compañías son conscientes de esto, los publicistas son conscientes de esto e incluso Google es consciente de esto”.

Esto conduce a un aprovechamiento total: “Estas personas manipulan algunas de las búsquedas para que uno encuentre la información que ellos quieren que veas”, advirtió, al tiempo que agregó que según los cálculos que maneja Heneghan, “el 35% de las personas acuden a internet para autodiagnosticar sus síntomas”. Si bien muchas consultas pueden ser mínimas, otras sí representan un riesgo si es que luego se toma una decisión al respecto.

Por ejemplo, en 2017 la pregunta más popular relacionada con la salud en Google fue “¿Qué causa el hipo?”. De esto se pasa a cuadros graves como el cáncer. La médica y divulgadora escocesa Margaret McCartney resaltó a BBC que “una clave para tener en cuenta a la hora de elegir la fuente de información es que no hay que asumir que las opciones que salen más arriba en las respuestas del buscador son las mejores o las correctas”.

“Yo suelo encontrar lo inverso así que hay que seguir cliqueando, porque muchas veces las opciones más populares no son las mejores. A veces incluso hay que llegar hasta la tercera página de búsquedas para encontrar la mejor información”, aconsejó la especialista que recomienda en todo caso utilizar Google Académico, un buscador del gigante estadounidense enfocado y especializado en la búsqueda de contenido y bibliografía científico-académica.

Síntomas online

Aunque parezca poco confiable, existen algunos sitios que ofrecen comprobadores o examinadores de síntomas, es decir, donde uno puede enumerar lo que le pasa haciendo clic en las respectivas opciones y pedir un diagnóstico. Los expertos insisten en no recurrir a estas posibilidades porque según la revista académica BMJ apenas un tercio de estas consultas aciertan en el diagnóstico.

“Esto puede llevar a muchas personas a que crean que tienen algo serio. O si tienes algo serio, podría ocurrir lo opuesto. Otro problema de estos sitios es que no siempre enumeran las posibles enfermedades en orden de probabilidad. Por ejemplo, si pones el síntoma ‘hinchazón’ en Google, la primera respuesta es ‘cáncer de ovarios'”, resaltó, con lo cual todo debe ser tomado con suma liviandad.

Dónde buscar información

Si la curiosidad supera todos los límites al menos hasta ver al profesional, Heneghan aconseja recurrir el sitio estadounidense WebMD, que tiene un buen verificador de síntomas, aunque por el momento sólo está disponible en inglés. En el caso de los más chicos, Kidshealth.org es un sitio educativo creado por la Fundación Nemours -dedicada a la salud infantil-, con consejos para padres e información para niños y adolescentes, todo en inglés.

El universo online es prácticamente infinito. Nunca es recomendable esta práctica aunque el futuro nos depara una relación con la tecnología y la salud más cerca de lo que pensamos, pero hoy el camino de ir a internet para saber qué tenemos o qué nos puede pasar es un arma de doble filo que, casi siempre, termina complicando más el cuadro.