¿El clima complica la fertilidad masculina?

El smog puede poner en riesgo la capacidad de reproducción, según los expertos.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/10/28/el-clima-complica-la-fertilidad-masculina/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-28T07:09:42-03:00">octubre 28, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-28T07:09:43-03:00">octubre 28, 2019</time></a>

El cambio climático es uno de los temas centrales del mundo y, claramente, aparece como el enemigo de los seres humanos ya que el aumento continuo de la temperatura en el planeta, el smog, los contaminantes químicos y la radiación, pueden afectar uno de los temas más sensibles del futuro de la humanidad: la reproducción masculina. Así surge de los trabajos de un grupo de especialistas reunidos en Italia.

La alarma nació de los expertos reunidos para el Congreso Nacional Nature Environment Food Man organizado por la Sociedad Italiana de Andrología (SIA), que se desarrolla en las inmediaciones de Roma. De allí surgen datos preocupantes, como que el conteo promedio de espermatozoides hoy se reduce a la mitad en comparación con hace 40 años. Al mismo tiempo, uno de cada 10 varones es infértil en la actualidad.

La contaminación ambiental y el cambio climático son los dos factores claves que inciden en estas complicaciones para la salud de los hombres. Por ejemplo, “el aumento de temperatura daña el sistema reproductivo del macho, mucho más que el de la hembra y, en algunas especies animales, un aumento de algunos grados de temperaturas externas puede llegar a provocar un descenso del 50% en la capacidad de fertilidad”, detalla ANSA.

Para los expertos, “se teme que esto esté sucediendo también en la raza humana. Estudios en animales, por ejemplo en mariposas y escarabajos, muestran que el aumento las temperaturas es factor de la extinción de algunas especies porque el sistema reproductor de los machos y los espermatozoides son muy sensibles al calor”.

Así lo detalla Alessandro Palmieri, presidente de SIA: “Además, esos efectos negativos se transmiten a la descendencia que suele ser menos fértil, con una reducción del 25% en la capacidad reproductiva. También la exposición de los machos al calor durante la edad del desarrollo compromete su capacidad reproductiva cuando llega a adulto, como lo muestran estudios en varias especies animales”.

¿El resultado de todo esto? Una disminución neta en las posibilidades reproductivas, es decir, un efecto de cambio irremediablemente negativo en la fertilidad por el clima, e irremediablemente también para la especie humana.