La muestra de sangre que ayuda a predecir el tumor más peligroso para el cerebro

Un equipo de científicos dio con otro aporte en la lucha contra el cáncer.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/11/04/la-muestra-de-sangre-que-ayuda-a-predecir-el-tumor-mas-peligroso-para-el-cerebro/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-04T12:29:35-03:00">noviembre 4, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-04T12:29:36-03:00">noviembre 4, 2019</time></a>

Otra avance más. Ahora, una biopsia basada en una muestra de sangre -técnicamente, la biopsia líquida– ayuda a predecir el pronóstico del tumor más agresivo del cerebro, el glioblastoma. Asimismo, permite personalizar terapias ya que contribuye a revelar el daño genético y molecular en la base de la enfermedad.

El hallazgo fue revelado en el estudio publicado en la revista Clinical Cancer Research, llevado a cabo por Abramson Cancer Center de la Universidad de Pennsylvania. Allí, la biopsia líquida mide la concentración en la sangre del ADN tumoral libre -es decir, que circula directamente en la sangre-, detalla la agencia ANSA. Incluso, los expertos indicaron que con la biopsia líquida es posible rastrear la identidad genética y molecular del tumor.

¿Qué significa? Que se puede comprobar cuáles son los cambios genéticos en la base de la enfermedad o incluso identificar aspectos del tumor que con la biopsia invasiva clásica podrían pasar inadvertidos. Erica Carpenter, coordinadora de la investigación, aseguró que “este no es el primer estudio de biopsia líquida en el glioblastoma. Es el primero en mostrar que la biopsia líquida basada en una el muestreo de sangre podría tener un valor pronóstico para esta enfermedad”.

El glioblastoma es un tumor muy agresivo y diagnosticado cinco años después, brinda una tasa de supervivencia muy baja. Incluso, se trata de un tumor “muy sutil ya que puede nacer de más de un defecto genético/molecular y, por lo tanto, generalmente necesita una combinación de diferentes tipos de tratamiento”.

La biopsia clásica requiere intervención neuroquirúrgica y no lograr definir una clara imagen de la enfermedad, lo que obliga a varias intervenciones. Este nuevo paso ofrece una alternativa para anticiparse al diagnóstica con una biopsia líquida. El glioblastoma requiere de un tratamiento que consta de una combinación de terapias para atacar las diferentes modificaciones genéticas que dan vida al tumor.