“En todos los escenarios evaluados Macri está ubicado en un segundo lugar”

El analista político, Federico González habló con El Intransigente sobre las próximas elecciones y el libro de Cristina.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/05/07/en-todos-los-escenarios-evaluados-macri-esta-ubicado-en-un-segundo-lugar/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-07T11:32:52-03:00">mayo 7, 2019</time></a>

El director de consultora Federico González y Asociados y analista político, Federico González, habló con El Intransigente sobre el escenario que se extiende de cara a las elecciones presidenciales y las posibilidades que tiene Mauricio Macri de ser reelecto. Además, analizó el acuerdo de consenso que al que llamó el Gobierno y la convocatoria que le extendió a la exmandataria Cristina Kirchner.

“Las chances son inciertas”, indicó al ser consultado sobre las posibilidades de Macri de volver a ganar la presidencia. “Todavía hay algunos temas a determinar, por ejemplo, si se va a presentar la expresidente o no”, señaló y agregó que “tiene chances relativas y en todos los escenarios que nosotros evaluamos lo tenemos ubicado en un segundo lugar”. Aún así, advirtió que “en tres escenarios de balotaje que relevamos perdería en todo los casos, tanto contra la expresidente, como contra Sergio Massa o Lavagna”.

“Las posibilidades de ser relecto serían inferiores a las que tiene Cristina pero si no tiene posibilidades es como sentenciarlo, que es muy poco probable, tiene, pero no es quien tiene más posibilidades. Su candidatura esta complicada en cuanto a su potencial desempeño “, remarcó, aunque también explicó que al estar su imagen atada a la situación eocnomica, si esta mejora también lo hará su posición.

Por otro lado, se refirió a la publicación del libro Sinceramente de Cristina Kirchner y aseguró que “es muy difícil de determinar” si su publicación influyó en el escenario electoral. “La aparición del libro es un elemento más que la pone en el centro de la escena, que cuando se recuerdan algunos detalles de lo que ella manifiesta en su libro, la gente conecta con algunas antipatías que en su momento supo tener hacia la expresidente y por ahí lo tiene como en nebulosa y ahora se pone en foco”.

“Lo que si puede tener incidencia es como se desarrolla la crisis en Venezuela, porque ahí si hay una asociación entre Cristina Venezuela y el temor de que Argentina termine en una situación compleja como la que vive Venezuela”, indicó pero remarcó que “en términos de intención de votos no vemos que haya cambiado” la adhesión de su imagen. “El tema del libro va a ser epicentro el día que Cristina aparezca hablando de su libro, ya sea en conferencia de prensa o un acto, todavía esa noticia no trascendió”, agregó.

Asimismo, también habló sobre la convocatoria del Gobierno y el acuerdo de 10 puntos básicos y aseguró que “dado el contexto de desprolijidad, “se la invita porque está mal no hacerlo o porque se lo pidieron otros invitados, me parece que la vocación del Gobierno era no invitarla, lo cual lo deja mal parado en ese sentido”. Además, adelantó que “Cristina no va a ir y en eso va a ser la clave de grieta: quienes son muy partidarios de ella van a pensar que, que bien que estuvo en no ir a encerrarse en la boca del lobo, y los que son fuera del sector van a pensar que ella siempre dando la nota de pensar que está por encima del resto y no acceder a una convocatoria del presidente”.

Por último, el analista resaltó que “no se respeta algo del sentido común”, ya que “todos hablan del dialogo como valor pero lo ejercen pocos”. “Unos porque no convocan, otros porque cuando los convocan siempre encuentran la quinta pata al gato para decir que esta no es la convocatoria que yo quería”, expresó y continuó: “mientras acepto ir a la convocatoria, hago críticas que son muy intensas contra el Gobierno, entonces ¿para quá voy a ir si ya voy en un clima de hostilidad?, y el Gobierno lo mismo, mientras los está invitando, simultáneamente se permiten expresiones que dejan a entrever que tiene una posición negativa de la gente que se está invitando”.

“Cuando uno decide hacer un acuerdo tiene que haber una tregua y una tregua de las dos partes, en cambio acá se sigue practicando una especie de esgrima verbal y todo es en clave de oportunismo político tanto del oficialismo como la oposición”, concluyó, tildado dicho aspecto como clave en una convocatoria al diálogo.