Fargosi: “Están tratando de invalidar un juicio en el que no pueden comprobar su inocencia”

Fuente: Centro de Información Judicial (CIJ)

El exintegrante del Consejo de la Magistratura aseguró que las guerras judiciales se originaron en la gestión kirchnerista.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/06/07/fargosi-estan-tratando-de-invalidar-un-juicio-en-el-que-no-pueden-comprobar-su-inocencia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-07T11:00:58-03:00">junio 7, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-07T11:00:59-03:00">junio 7, 2019</time></a>

Marcelo Longobardi, conductor del programa Cada Mañana, junto al abogado Alejandro Fargosi, exintegrante del Consejo de la Magistratura brindaron un detallado panorama de las causas que tiene en su contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. “Bonadío ha imputado por cohecho pasivo a los empresarios y a la señora de Kirchner por mil treinta y tres actos de cohecho”. “Arriba de esto, en las últimas horas había hablado el Papa, que frente a jueces y abogados argentinos había hablado del concepto de lawfare, esta suerte de guerra jurídica aplicada a la política”, comentó el periodista.

De acuerdo con su análisis, el juez Bonadio está siendo criticado por su ensañamiento contra la exmandataria y muchos políticos e incluso el Papa Francisco plantearon que se trata de una guerra jurídica para desacreditar su candidatura. “Estos hechos pueden ocurrir y en Argentina han ocurrido de modo público por los Kirchner, que utilizaron denuncias de corrupción o guerras judiciales contra sus adversarios. De hecho, hoy mismo se están ventilando casos en tribunales de uso de denuncias fiscales falsas contra hombres públicos del país”, aseguró Longobardi.

Puntualmente se refirió a las denuncias contra Alfonso Prat Gay y De Narváez, a quienes acusaron de narcotraficantes. “Yo recuerdo muy bien cuando el señor Kirchner le mostró a un periodista amigo mío una caja con papeles y dijo con esto lo liquido a De Narváez”, ejemplificó el conductor de Cada Mañana y agregó:  “Estas cosas existen en los países y en Argentina sobre todo aplicado por el señor Kirchner y su gente contra adversarios políticos. Hay que ver si este concepto lo utilizó ayer la señora de Kirchner para responder a la acusación de Bonadío aplica para este caso”.

Longobardi, luego de esta introducción a los presuntos casos de corrupción realizados durante la gestión del kirchnerismo, cuestionó si realmente se trata de una operación de guerra jurídica entre el oficialismo y la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. “¿Estos casos son casos de una guerra judicial infundada amplificada por los medios? ¿El caso de López, de De Vido, de Lázaro Báez son una guerra mediática?”, le preguntó a Alejandro Fargosi.

“Fue muy común a lo largo de toda la historia usar cualquier recurso para perseguir a quien no piensa como uno. Esto lo hicieron los rusos y todos los países del área soviética y los nazis”, contestó el abogado, amparándose en la historia de la política internacional. De acuerdo con su postura, la izquierda está tratando de invalidar los juicios de corrupción contra empresarios y funcionarios de la gestión kirchnerista, a pesar de que no puedan comprobar la inocencia de los implicados.

“Me llama mucho la atención que alguien diga que acá se trata de lawfare cuando en realidad tiene que aplaudir que se haya terminado la impunidad”, argumentó Fargosi. La seguidilla de investigaciones que se le realizaron a empresarios implicados en la obra pública, la recopilación de declaraciones de arrepentidos en la causa de los cuadernos de la corrupción, para el abogado son totalmente legítimas.  “En la época del consejo de la Magistratura a cinco de nosotros la señora Cristina Kirchner instruyó a su procuradora Gils Carbó para que nos iniciara una denuncia penal por cómo votábamos las decisiones que teníamos que tomar. Eso es una guerra judicial”, acotó.

Finalmente, ante los cuestionamientos de funcionarios, incluso del propio Papa Francisco, Fargosi se mostró preocupado por la política argentina. “Es muy grave esto que se está diciendo porque implica quitarnos algo elemental para llevarnos bien, que es no pelearnos en la calle sino en tribunales”, expresó. La controversia por los casos de corrupción, las investigaciones subsidiarias de Alejo Ramos Padilla sobre las operaciones de espionaje ilegal siguen profundizando una grieta judicial.