Juicio por YPF: Gobierno argentino tiene un as bajo la manga antes del comienzo de la audiencia

El proceso comenzará este jueves en una corte de Nueva York.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/07/10/juicio-por-ypf-gobierno-argentino-tiene-un-as-bajo-la-manga-antes-del-comienzo-de-la-audiencia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-10T15:56:45-03:00">julio 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-10T15:56:46-03:00">julio 10, 2019</time></a>

El conflicto entre la estatal petrolera y el juicio que enfrenta en Estados Unidos tiene un nuevo episodio. En esta oportunidad el actual Gobierno nacional hizo una fuerte acusación por la supuesta “fraudulenta” venta del 25% de las acciones de YPF, algo que fue concretado durante la Administración de Cristina Fernánez de Kirchner. La denuncia se hizo este lunes y fue presentada ante la jueza de Nueva York, Loretta Preska, según fuentes oficiales.

De acuerdo a lo consignado por la agencia NA, la defensa de la Argentina denunció que la anterior presidenta permitió la firma de “acuerdos falsos”. En base a esto, los abogados consideraron que un fondo buitre “carece de derechos a cobrar indemnización alguna”. La fundamentación se realizó en el marco del juicio iniciado que pretende cobrar US$ 3.000 millones por la “expropiación” de la petrolera argentina.

El Gobierno de Mauricio Macri aseguró que la “compra” de ese 25% de las acciones de YPF-Repsol, el cual fue ejecutado por parte del Grupo Petersen en 2008, se hizo bajo un procedimiento fraudulento” y “sin poner un peso”. Por este motivo, la defensa argentina sostuvo que dicha operación fue de “legalidad nula”. Una de las pruebas es la versión taquigráfica de un discurso de Axel Kicillof (exministro de Economía), en el que explica que no se iban a “respetar los estatutos de YPF ante los reclamos de los accionistas”.

Esta presentación es uno de los ejes del actual debate judicial ante la Justicia estadounidense. Por su parte, los representantes del grupo Petersen asentaron que esta compañía “no tiene nada que ver con el juicio en Nueva York”. Asimismo, aclararon que el derecho de litigio “lo vendió un síndico español a Burford”. Se espera que este jueves, los abogados de la Argentina demuestren esta posición ante la audiencia, donde se verán por primera vez con los demandantes del fondo buitre Burford.

En cuanto a esto, la defensa de Argentina espera que en la audiencia en Nueva York, Burford pida el “juicio sumario” para decidir el valor de los daños a pagar, con el argumento de que esta presentación se trata de una “cosa juzgada”. Sin embargo, el Gobierno no se quedará ahí y buscará ir lo más pronto a juicio para debatir este nuevo conflicto develado esta semana. Por esto nace la denuncia de la compra de las acciones de manera “fraudulenta”.

Para comprobar esta ofensiva del Gobierno argentino se requerirá el proceso de “discovery”, una carta judicial que permite pedir información sobre quienes fueron y son los compradores del derecho de litigio, así como toda la documentación. No sólo eso, además se buscará demostrar que “Petersen España, empresa ficticia formada y controlada por ciudadanos argentinos, hizo muy dudosos acuerdos que también eran evidentemente falsos para adquirir sus acciones de YPF“, al amparo del kirchnerismo.

Lo que se conoce hasta el momento es que las empresas de este grupo adquirieron en 2008 el 15% de las acciones de la petrolera Repsol, y más tarde (2011) un 10% adicional por US$ 3.500 millones. Aunque el actual Gobierno sostiene que esta compra se hizo “sin desembolsar un centavo”, ya que se le permitía “hacer uso de los futuros dividendos de YPF para comprar sus propias acciones”, según lo que refiere el escrito presentado este miércoles antes de la audiencia.

Todo este proceso judicial refiere a lo ocurrido en 2012, cuando el entonces Gobierno de Cristina Fernández estatizó el 51% de YPF, empresa que estaba en manos de la española Repsol y de dos compañías del grupo Petersen (contaban con un 25%). En el 2015, estas dos se fueron a la quiebra y los derechos de litigio contra el Estado argentino fueron adquiridos por Burford por un monto de US$ 15 millones. Si la Justicia estadounidense le da la razón al fondo buitre, sus ganancias se podrían multiplicar por 200. Todo esto se comenzará a definir a partir de este jueves en Nueva York.