Vidal ataca de nuevo: “El kirchnerismo muchas veces le cambia el nombre a las cosas”

La gobernadora bonaerense no se calló nada y volvió a apuntar contra Kicillof y La Cámpora.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/07/11/vidal-ataca-de-nuevo-el-kirchnerismo-muchas-veces-le-cambia-el-nombre-a-las-cosas/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-11T23:09:17-03:00">julio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-12T00:21:35-03:00">julio 12, 2019</time></a>

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal sigue metida de lleno en la campaña electoral para conseguir la reelección y hoy este jueves volvió a cargar contra el Frente de Todos, que lleva como candidato a Axel Kicillof: “Creo que el kirchnerismo muchas veces le cambia el nombre a las cosas, no sé a qué campaña sucia se refieren, en ningún caso hice un calificativo personal a ninguno de mis adversarios”.

Luego de haber realizado declaraciones en la última semana en contra del exministro de Economía de Cristina Kirchner, Vidal argumentó: “Creo que el kirchnerismo muchas veces le cambia el nombre a las cosas, no sé a qué campaña sucia se refieren, yo he salido públicamente dos veces en los últimos días y en ningún caso hice un calificativo personal a ninguno de mis adversarios. Campaña sucia es que alguien instale una mentira anónimamente o con afiches sin firma y eso no lo hemos hecho”.

En ese sentido, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires opinó: “Yo creo que campaña sucia es un video viralizado diciendo que una chica, que no es mi hija y que se baja de un helicóptero en un recital, es mi hija. Campaña sucia es que se publique que mi otra hija tiene un problema de adicción y que ha sido internada. Eso me duele y creo que es campaña sucia”.

“Lo demás no es campaña sucia, es debate democrático, cuando políticos con nombre y apellido expresan sus ideas sobre economía, sobre gestión. Es parte del debate democrático de una campaña. Que yo sepa La Cámpora no es un descalificativo, es una corriente política dentro del kirchnerismo liderada por Máximo Kirchner y Kicillof es parte de ella. Que yo diga que si un dirigente de La Campora gana, va a significar que gobierne La Cámpora, no significa más que eso”, detalló luego.

Respondiendo a una de las críticas que le hacen, aseveró: “Decir que yo soy insensible sí es un descalificativo personal y yo no voy a entrar en ese terreno, porque no lo hice nunca, ni en campaña ni fuera de ella. Uno no puede ni debe cambiar lo que es ni como se vincula con la gente por una campaña electoral. Lo importante son los hechos. Hay que debatir políticas públicas concretas: ¿Qué hicieron ellos gobernando la provincia durante 28 años y qué hicimos nosotros en tres años y medio?”.

Sobre las declaraciones de la monja Marta Pelloni sobre la agrupación kirchnerista y su vínculo con la droga, la integrante de Cambiemos indicó que “a la hermana Pelloni la respeto como dirigente social, ella habla de una realidad de Corrientes que desconozco: en la provincia de Buenos Aires yo no tengo ningún elemento para decir que La Cámpora está vinculada al narcotráfico. Mi crítica hacia La Cámpora es por sus ideas y su forma de hacer política”.

Por otro lado, Vidal defendió la gestión de Mauricio Macri: “Al presidente le ha tocado tomar las decisiones más difíciles, encontrando un país devastado como el que encontró y eso sin dudas requirió mucho coraje de su parte y muchas dificultades que todos los argentinos tuvimos que atravesar. Estamos empezando de a poco a recuperarnos, vemos que la inflación va bajando mes a mes. Hay sectores de la economía que empiezan a mostrar signos de recuperación”.

Y por último, la mandataria bonaerense intentó explicar por qué el partido de Cristina Kirchner tiene tantos adeptos en la provincia: “Creo que el kirchnerismo ha tratado siempre de envolver con buenos discursos y mentiras realidades inexplicables, como cuando nos decían que teníamos menos pobres que en Alemania y nosotros podíamos ver la pobreza todos los días más allá de que el INDEC nos dijera cualquier cosa. Usar determinado discurso que parece en la superficie defender al que es más vulnerable, pero que en lo profundo esconde una mentira, eso ha hecho que muchos sectores de la sociedad los acompañe”.