Se reabre la causa por la tragedia del Colegio Ecos: “Nos da una luz de esperanza”

Diego Molina, esposo de la docente fallecida en el siniestro vial, dialogó con El Intransigente sobre la decisión de la Corte Suprema.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/07/12/se-reabre-la-causa-por-la-tragedia-del-colegio-ecos-nos-da-una-luz-de-esperanza-para-que-haya-un-fallo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-12T17:26:17-03:00">julio 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-12T18:10:33-03:00">julio 12, 2019</time></a>

Diego Molina, esposo de la docente fallecida durante el accidente del colectivo que trasladaba a alumnos del colegio Ecos, se refirió a la decisión de la Corte Suprema de Justicia de reabrir la causa. En declaraciones a El Intransigente comentó que esperan poder lograr un fallo y aseguró que la decisión del máximo Tribunal les da “una luz de esperanza”.

El 8 de octubre de 2006 un camionero que conducía alcoholizado chocó contra un ómnibus en el que viajaban alumnos y docentes del colegio Ecos, de Villa Crespo, que venían de realizar una actividad solidaria en la provincia de Chaco. El accidente vial ocurrió en el kilómetro 689 de la ruta nacional 11, a unos 200 kilómetros de Santa Fe, y fallecieron una docente y nueve alumnos, además del chofer del camión y su acompañante.

Este jueves, la Corte Suprema Justicia de la Nación ordenó reabrir la causa, dejando sin efecto la prescripción que había sido dictada por la justicia santafesina. Los jueces del máximo tribunal consideraron que la resolución no cuenta con la fundamentación necesaria e hicieron lugar a la presentación realizada por los familiares de las víctimas del siniestro vial.

En ese marco, Molina explicó que si bien la justicia santafesina dictó una condena para Oscar Eduardo Atamañuk, chofer del colectivo, la pena nunca quedó firme “y la causa quedó dormida” hasta hoy. “La condena no se efectuó porque se apeló y demás. Luego la causa siguió, quedó dormida y prescribió”, aseguró en declaraciones efectuadas a El Intransigente.

En 2011, el Juzgado de Primera Instancia de Distrito en lo Penal de Instrucción de Reconquista condenó a Atamañuk a tres años de prisión de ejecución condicional. Además, el chofer fue inhabilitado para conducir vehículos por siete años al ser “penalmente responsable de homicidio culposo múltiple agravado y lesiones culposas agravadas múltiples en concurso ideal”.

“Esperamos que haya un fallo, que es distinto a que la condena se cumpla. Después si la justicia dice que es inocente es inocente. Ahora con dos condenas están demostrando que hay un grado de culpabilidad, pero que el fallo exista porque si no la muerte de Mariana y de los chicos queda en la nada misma. Murieron nueve chicos y una docente y como prescribió la causa, es como que no pasa nada acá”.

Por último, Molina consideró que la decisión de los ministros de la Corte Suprema de Justicia, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti era algo que los familiares de las víctimas esperaban desde hace mucho tiempo. “Nos da una luz de esperanza para que haya un fallo respecto al siniestro vial”, finalizó.