María Eugenia Vidal, íntima: “Tomo pastillas para dormir”

Como nunca antes, la gobernadora bonaerense habló de todos los aspectos de su vida privada.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/07/13/maria-eugenia-vidal-intima-tomo-pastillas-para-dormir/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-13T01:14:01-03:00">julio 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-13T10:19:09-03:00">julio 13, 2019</time></a>

Alejada de la vorágine política cotidiana y, fundamentalmente, de la actual campaña electoral rumbo a las Primarias del 11 de agosto, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, brindó una profunda entrevista en la que habló de su vida personal como nunca antes. Habló de sus orígenes, del poder, de su separación y confesó: “Tomo pastillas para dormir”.

La mandataria bonaerense contó en Animales Sueltos (América TV) cómo es su día a día viviendo en un lugar tan particular: “La base militar funcionaba como un aeropuerto local, estoy acá porque siento que vale la pena, mi vocación es servir. Vivir en una base militar no es lo que yo soñaba. Yo elegí pelearme con la policía corrupta, con los narcos, con el juego y eso me trajo acá”.

La funcionaria y referente del PRO recordó que en su juventud “vivía en una casa de barrio. Mi papá es cardiólogo y mi mamá bancaria, vengo de casa de laburantes, de clase media” y para contrastar eso con su presente, contó: “Me dejaron una bala en el garage de mi casa, pero intento que mis hijos tengan una vida normal”.

En un particular análisis sobre el peso de estar en política, manifestó que “el Poder no es un fin, es una herramienta y no es mío ni de Macri ni de nadie, el poder te lo da la gente. El sistema está armado para que te la creas. Quiero que mis hijos vivan acá. A mi me mueve mi palabra, no me quiero comprar la historia que en la provincia no se puede… Se puede”.

Vidal volvió a insistir con la idea de que “nadie dijo que iba a ser fácil. Los Varones del Conurbano eran macho menos…”; y sacó pecho por su género: “Tenía que venir una mujer para combatir a la policía al juego y a los narcos. Yo no me siento una víctima, yo elegí estar acá. Quiero seguir… los hospitales estaban destruidos, ya las guardias no, y ahora quiero seguir con otras áreas”.

Siguiendo con sus aspectos personales, la gobernadora confesó que “hace muchos años que hago terapia. Obvio, tomo pastillas para dormir. El día que mataron a Agustín, a Sheila en San Miguel del Monte… Son muchos días sin dormir”. Además, contó que “el divorcio fue muy duro para los dos, costó mucho como familia, la campaña de 2015 nos costó mucho como familia. La decisión la tomamos después de la campaña, quedamos agotados y era difícil sostener la pareja. Tenía que ser una separación respetuosa”.

La candidata a la reelección por Juntos por el Cambio dijo que cuenta con seguridad las 24 horas y volvió al plano romántico de su vida: “Si salgo con alguien, quiero poder contárselos yo a mis hijos y no que se enteren por otros medios. Todavía no apareció un hombre, pero conocí gente interesante estos años. Este lugar no me va a encerrar. Si un tipo se la quiere jugar por mi, se la va a jugar”.

La mandataria bonaerense destacó también que “vivo de mi sueldo, no de otra cosa, nunca tuve plata. En el Gobierno no te hacés rico, cuando fui gobernadora entré con una casa y un auto, me separé y ahora tengo media casa y medio auto. Tengo que seguir laburando cuando deje de ser gobernadora”.

“Nunca me ofrecieron nada. Antes de asumir me hicieron llegar un mensaje del Juego y los saqué cag…, me decían que sabían que los funcionarios ganaban poco y había personas que estaban dispuestos a ayudarme. No es casualidad que en 30 años la provincia se llenó de bingos“, denunció María Eugenia Vidal para finalizar.