Lammens se diferenció de Rodríguez Larreta y vaticinó: “Vamos a ganar”

El precandidato del Frente de Todos tiene distintas prioridades y origen que el de Juntos por el Cambio: "Ellos son herederos, hijos de".
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/07/14/lammens-se-diferencio-de-rodriguez-larreta-y-vaticino-vamos-a-ganar/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-14T13:24:13-03:00">julio 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-14T15:06:10-03:00">julio 14, 2019</time></a>

El precandidato a jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Matías Lammens, volvió a marcar sus diferencias con el actual mandatario, Horacio Rodríguez Larreta, en cuanto a las “prioridades de política”, el origen social y la complicidad con el Gobierno nacional. Igualmente, se animó y aseguró: “Vamos a tener un balotaje muy reñido y vamos a ganar”.

“Cuando recorro los barrios noto muchísimo entusiasmo por la aparición de algo nuevo que puede asomar como una novedad en la política de la ciudad de Buenos Aires y con la conformación de un frente muy amplio, muy plural. Están expresadas todas las voces que no están de acuerdo con lo que viene haciendo este Gobierno”, contó el candidato del Frente de Todos en Futurock FM.

El objetivo de Lammens no será fácil: tiene que destronar al macrismo, que gobierna en la Ciudad desde hace 12 años. “Esta campaña va a ser larga. Si bien es muy difícil, vamos a dar pelea hasta el final. Habrá, seguramente, un balotaje muy reñido, y creo que vamos a ganar“, vaticinó quien tendrá a Gisela Marziotta como acompañante de fórmula.

Rápidamente, teniendo en cuenta que son unas elecciones muy polarizadas, al igual que sucede a nivel nacional, el actual presidente del club San Lorenzo marcó sus diferencias con el representante de Juntos por el Cambio: “Rodríguez Larreta tiene una buena imagen, construida con base en los medios de comunicación. Competimos contra una maquina de pauta millonaria“.

Según enfatizó el abogado de 39 años, no tiene las mismas “prioridades” que su competidor, indicando que las propias son la educación pública, el sistema de salud y el empleo. “El Gobierno de la Ciudad es cómplice del Gobierno nacional y dejó desamparados a los porteños ante la crisis: no han tomado una medida para que las leyes nacionales no los afecten tanto”, aseguró.

“Leí una frase de Martín Lousteau, del 2017, que me pareció muy interesante, más allá de que ahora está del otro lado. Decía que ‘el Pro se preocupa mucho por hacer obras para mostrar y no para cambiarle la vida a la gente’. La diferencia que tenemos con ellos es de prioridades: no podemos entender que haya problemas en vacantes escolares o el 17% de pobreza en el sur de la Ciudad”, agregó.

También señaló la falta de políticas en torno a la primera vivienda, que “resulta prácticamente imposible lograrla para un joven que trabaja o una pareja con dos sueldos”, y a las redes de subte. “Prometieron 10 kilómetros por año e hicieron 10 en 12 años. Hoy, las obras están paradas. Habría que crear una línea más para descongestionar a las ya existentes”.

Otra diferencia que resaltó el postulante a jefe de Gobierno fue la estratificación social de donde vienen: “La nuestra es meritocracia real, venimos de abajo, de hijos de inmigrantes, de la escuela pública. Ellos de meritocráticos no tienen nada, son herederos, hijos de. Nuestro caso es más austero, pero lo que más nos motiva es el entusiasmo de la gente”.

Por último, volvió a recalcar que no es “ni kirchnerista ni antikirchnerista” ya que “el Gobierno de la Ciudad está desesperado por decir que soy kirchnerista, es una lógica infantil”. “En vez de discutir los problemas de la Ciudad y hablar de soluciones, están empecinados en estigmatizar”, agregó, y concluyó: “Soy progresista, que es buscar que todos avancen, que gane el trabajador”.