¿El Gobierno contrata a Smartmatic como devolución de favores por aportar a la campaña de 2015?

Una reconocida investigadora planteó la duda sobre la contratación de este sistema de transmisión de datos de las PASO.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/08/09/el-gobierno-contrata-a-smartmatic-como-devolucion-de-favores-por-aportar-a-la-campana-de-2015/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-09T17:45:24-03:00">agosto 9, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-09T17:45:25-03:00">agosto 9, 2019</time></a>

En la jornada de ayer, la titular del juzgado federal con competencia electoral, María Romilda Servini, resolvió designar veedores judiciales para controlar la transmisión de los resultados de las PASO. Esta situación desencadenó el análisis de Beatriz Busaniche, investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales sede Argentina, en el estudio de C5N.

“La decisión de la doctora Servini es difícil porque sucede a pocos días de la elección. Es la respuesta al amparo que presentó el Frente de Todos ante el incumplimiento del Gobierno sobre los mandatos del código electoral. El amparo llega el martes y estamos a pocos días de las elecciones donde no hay plan B. El amparo solicitaba apartar a la empresa Smartmatic pero la logística que diseña el Poder Ejecutivo no permite pensar en otro plan. La medida trata de llevar tranquilidad pero no sabemos cómo se va a implementar porque no creemos que los veedores tengan acceso a la información”, expresó.

La directiva aseguró que el Poder Ejecutivo citó a los partidos “para entregarles un sobre cerrado donde, supuestamente, había un CD con el software”. Sin embargo, y según lo explicado por la entrevistada, “solo fueron entregaron dos archivos encriptados “imposibles de leer con clave doble en poder de Smartmatic y del Correo“. Indicó que fue una situación inaudita la que propició el Gobierno.

El mayor peligro es que se incumpla con los procedimientos de transparencia, algo que ya ocurre. Esto debió ser entregado 30 días antes de la elección. El domingo puede ser que no pase nada, un salto de fe. Si no pasa nada, el Gobierno va a decir que fue ruido político, pero pone en dudas lo que vaya a suceder en octubre. Puede no pasar nada, puede haber ataque generalizado externo, puede haber algún ataque interno. El software no fue auditado, nadie vió sus certificados de control”, lanzó.

Luego, detalló cómo será el procedimiento una vez finalizada la elección: “Terminada la votación las autoridades de mesa cuentan los votos como siempre, se elaboran 3 documentos, el acta se va en el bolsín al escrutinio definitivo, los certificados se los lleva cada fiscal a su partido político, lo que está en riesgo es el telegrama, tiene solo carácter informativo, eso es lo que se escanea. La integridad de la elección está a resguardo, no hay informatización del proceso. No abonamos hipótesis de fraude. Puede haber problemas en el escrutinio provisorio que es solo informativo“.

La investigadora no quedó fuera del eje del debate de los últimos días, y cuestionó el uso de este sistema en el escrutinio. “No hay razón para que este escrutinio lo haga una empresa privada, los antecedentes de Smartmatic no son buenos. Indra tampoco es una gran empresa. Nosotros tenemos como antecedente algo que vemos con muy buenos ojos, Santa Fe lo hizo con apoyo de la Universidad y con muchas pruebas previas. Este año hicieron la elección provincial y a las 10 de la noche tenían todo contado y todo funcionó bien. La idea es buena pero fue mal implementada, el responsable de esto es el Poder Ejecutivo, Rogelio Frigerio“, criticó.

Busaniche aseveró que, para prevenir lo que pasó en las PASO, se pidió una tecnología para que la transmisión fuera más ágil, algo que finalmente no sucedió. “La insistencia en contratar a Smartmatic no sabemos por qué fue, es cierto que se licitó una parte pero para el desarrollo del software se contrató directamente a esta empresa. Se licitó el servicio de escrutinio provisorio, esta fue la más barata pero la peor técnicamente. Algunos creen que fue una devolución de favores a accionistas de la empresa que aportaron a la campaña del 2015, lo dice Alconada Mon en su libro”, cerró