Juicio contra César Milani: “Estoy de pie y no me van a quebrar”

Este viernes se conocerá la sentencia contra el militar, en el marco del juicio por delitos de lesa humanidad que se desarrolla en La Rioja.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/08/09/juicio-contra-cesar-milani-estoy-de-pie-y-no-me-van-a-quebrar/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-09T15:22:10-03:00">agosto 9, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-09T17:29:12-03:00">agosto 9, 2019</time></a>

Este viernes se conocerá el fallo de la Justicia en el marco del juicio por delitos de lesa humanidad contra el exjefe del Ejército César Milani. Durante los alegatos finales de la audiencia de este viernes, el militar insistió sobre su inocencia respecto a los delitos que se le imputan y aseguró que es víctima de una “campaña política, mediática y judicial” contra el Ejército. “Estoy de pie y no me van a quebrar”, aseguró.

Milani está imputado en el marco de la causa que investiga secuestros y torturas contra Pedro Olivera y su hijo, Ramón, ocurridos en marzo de 1977, en plena dictadura miliar. Desde la querella, integrada por los representantes de la Secretarías de Derechos Humanos de la Nación y de la provincia de La Rioja, pidieron una pena de 18 años de prisión para el exjefe del Ejército.

En ese marco, Milani aprovechó los alegatos finales para realizar su descargo, donde remarcó su inocencia: “Voy a reafirmar la convicción de que con mi injusta y arbitraria detención y las falsas acusaciones que vengo sufriendo hace seis años, más que hacerme un daño a mí, se le ha infligido un castigo al Ejército argentino, privándolo de la posibilidad de una reconciliación definitiva con el pueblo del que se nutre”.

En ese sentido se refirió a su rol al frente de las fuerzas argentinas: “Así como estuve junto a mis soldados, estuve junto al pueblo, cumpliendo el objetivo que siempre soñé: un Ejército grande en una Patria grande. No creo en un Ejército al servicio de intereses o proyectos internacionales que únicamente sirven a grupos concentrados de poder conservadores y elitistas”.

Además remarcó que hoy se ve “un Ejército de rodillas” al que se le quitó prestigio e interés: “Está desarticulado, desmembrado, sin equipamiento, con la recuperación de capacidades paralizada, lejos del pueblo y cumpliendo roles y objetivos secundarios que le interesan a potencias extranjeras y poco tienen que ver con los grandes intereses nacionales y la soberanía de la Patria”.

Asimismo remarcó que con las acusaciones en su contra forman parte de ese proceso de desmantelamiento de las fuerzas armadas en el país. “Se ha pretendido ahogar el último intento de lograr un Ejército defendiendo los grandes proyectos nacionales y populares, como lo soñaron nuestros verdaderos héroes, nuestros caudillos federales y nuestros grandes líderes populares como el general Perón”, cuestionó el militar.

Por último volvió a insistir en su inocencia y se mostró confiado en tener un fallo favorable de la Justicia. “Estoy tranquilo vistiendo con orgullo el uniforme de la Patria, seguro de que me asiste la verdad y la razón. Espero que a partir de hoy también la Justicia, con un veredicto de absolución que reivindique mi buen nombre y honor, así como el de mi familia”, finalizó.