Las PASO, la muestra del humor social de cara a octubre

Las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias no definirán candidatos dentro de los diferentes frentes, serán una gran encuesta nacional.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/08/11/las-paso-la-muestra-del-humor-social-de-cara-a-octubre/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-11T08:36:33-03:00">agosto 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-11T09:07:33-03:00">agosto 11, 2019</time></a>

Las PASO fueron creadas en diciembre de 2009 mediante la ley 26.571, de Democratización de la Representación Política, la Transparencia y la Equidad Electoral, y tiene como principal propósito el de ser una instancia previa (dos meses antes de las elecciones generales), en la cual los ciudadanos elijan los candidatos de cada una de las fuerzas políticas que se postulen. La norma, que fue definida como “reforma política”, también fija que en la disputa electoral de octubre solo participarán las agrupaciones que posean el 1,5% de los votos.

En las elecciones primarias, cada frente político utiliza ese momento para definir a sus postulantes, tanto para las elecciones legislativas como presidenciales. Otra de las características de estos comicios anticipatorios es que son abiertos, todos deben participar, son obligatorios, aunque no estén afiliados a ningún partido político, y son simultáneos, porque todo se realiza en un mismo día, el segundo domingo de agosto, en todos los distritos del país.

Hoy se está llevando adelante la quinta edición, después de haberse implementado en 2011, 2013, 2015 y 2017. Las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias de este año tienen una particularidad, no definirán candidaturas presidenciales, ya que cada uno de los frentes resolvieron no presentar competidores internos. De este modo, lo único que se determinará es qué espacios serán integrantes en los comicios generales de octubre.

A pesar de que el kirchnerismo nunca presentó más de una candidatura en la categoría presidencial, el frente Juntos por el Cambio definió en las PASO de 2015 la candidatura presidencial de Mauricio Macri, quien tuvo como rival a Ernesto Sanz y a Elisa Carrió, representantes de la UCR y la Coalición Cívica, respectivamente. Este año, ninguno de los frentes electorales utilizará esta herramienta para definir su fórmula presidencial.

En este sentido, los analistas y encuestadores concuerdan en que los comicios serán leídos como una gran encuesta a nivel nacional que expondrá el humor social y las preferencias electorales de los ciudadanos de cara a las elecciones generales de octubre. Algunos especialistas fueron más allá y plantearon que estas PASO podrían considerarse como una suerte de “primera vuelta”, lo que implicaría que los comicios de octubre serán los definitivos, sin necesidad de un balotaje.

La falta de competitividad de este año llevó a una profunda reflexión respecto al sistema electoral. Algunos de los representantes del oficialismo plantearon la alternativa de suspender las PASO, a fin de evitar el gasto que tiene que hacer el Estado para poner en marcha el dispositivo electoral en todo el país, pero la Justicia Electoral no dio lugar a la reforma en este período de elecciones.

En junio, un grupo de diputados de Cambiemos presentó en el Congreso un proyecto para suspender las primarias, al argumentar que pese a las elecciones internas abiertas, simultáneas y obligatorias representan un avance en el sistema democrático, no están resolviendo los problemas de fragmentación partidaria y de estímulo de la participación ciudadana. La iniciativa propone suspender la contienda anticipatoria para la categoría presidencial y para la selección de candidatos a legisladores nacionales en aquellos distritos en los que todas las agrupaciones políticas no hubieran presentado más de una lista.

La oposición, por su parte, argumentó que esta repentina intención de un cambio de reglas en el sistema electoral a pocos meses de las elecciones primarias podría atentar contra la democracia. A esta queja se sumaron varias voces oficialistas, entre ellas, la de la Coalición Cívica, encabezada por la diputada Elisa Carrió. El debate, sin embargo, sigue abierto para los años próximos.