“El Gobierno Nacional está esperando instrucciones del FMI”

Lo aseguró el economista Mariano Kestelboim en diálogo con El Intransigente.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/08/12/el-gobierno-nacional-esta-esperando-instrucciones-del-fmi/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-12T23:51:01-03:00">agosto 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-12T23:51:02-03:00">agosto 12, 2019</time></a>

El economista Mariano Kestelboim analizó el escenario económico argentino tras las elecciones Primarias de este domingo y señaló que el Gobierno está tardando en reaccionar. Entrevistado en exclusiva por El Intransigente, en una jornada de disparada del dólar aseguró que “están esperando que desde el Fondo Monetario Internacional les den instrucciones”.

Consultado sobre la turbulencia de los mercados durante este lunes, posterior a los comicios, el economista refirió que “el Gobierno está tardando demasiado en reaccionar”. En tanto, precisó que debería “dar señales rápidamente para tranquilizar y básicamente deberíans er algún nuevo rango en el tipo de cambio, algún anuncio sobre utilización de reservas para contener la corrida cambiaria”.

Incluso, Kestelboim agregó también que otra medida importante del Gobierno de Mauricio Macri podría ser “algún plan económico vinculado a las necesidades de desarrollo productivo en lugar de seguir insistiendo con el negocio financiero por encima de las prioridades de los trabajadores y en particular de las pequeñas y medianas empresas”.

En referencia a la demora en este sentido, consideró que “están esperando, creo que, que desde el Fondo Monetario Internacional les den instrucciones. Deben estar analizando qué alternativas de intervención tienen y la magnitud y la orientación de esa intervención en los mercados, seguramente debe estar sujeta a la aprobación del Fondo”.

Kestelboim indicó también que “seguro vamos a tener una altísima inestabilidad” hasta el mes de octubre, cuando se realicen las elecciones generales. Y agregó que “ya de hecho veníamos con voltaje de volatilidad muy alto y ahora se ha exacerbado notablemente. Creo que va a ir empeorando la situación” mientras “no haya rápidamente señales concretas de fortalezas en materia financiera”.

“La situación se va a volver caótica y en ese escenario creo que lo más prudente para la salud de la economía nacional y sobre todo para la salud de los sectores más vulnerables que están padeciendo estas consecuencias de la política económica, lo que debería hacer el Gobierno es plantear una salida vinculada a un adelantamiento de las elecciones de octubre”.

Respecto a la situación del dólar, el economista afirmó que “va a seguir subiendo, va a seguir esta inestabilidad gigante. Cuando hay tanta incertidumbre, los financistas internacionales, los ahorristas locales, las empresas buscan resguardar sus activos y la forma que tienen es buscar activos seguros y un activo seguro al que tiene acceso pleno cualquier inversor financiero, es el dólar”.

“Va a seguir la presión al alza del tipo de cambio y eso va a dotar a la economía argentina de más incertidumbre, más inflación, mayor caída de la producción. Hoy las operaciones en la industria, la mayoría de los rubros tienen como patrón de referencia el dólar, no están operando, hay una paralización en el desarrollo de las operaciones en la producción industrial”.

En ese sentido, confirmó que la suba del dólar “va a impactar en los precios de forma muy significativa. El Gbierno estaba festejando una desaceleración inflacionaria al 2,5 por ciento mensual. Yo creo que después de esta disparada del dólar, por lo menos, la tasa de inflación mensual se va a duplicar y incluso puede llegar hasta triplicarse”.

En referencia a la “herencia” que cargará el próximo Gobierno, Kestelboim indicó que “creo que lo más importante es una enorme inestabilidad, una tensión distributiva muy fuerte, deterioro del poder adquisitivo de las grandes mayorías -especialmente de los sectores de menos ingresos- y un endeudamiento formidable que es el mayor que ha tenido la economía argentina a lo largo de su historia”.

Igualmente, explicó que la gestión que asuma “va a a tener que afrontar el pago de los intereses de deuda y el vencimiento del capital con una estructura productiva severamente dañada” al tiempo que destacó que un acuerdo político de confianza podría llegar a calmar a los mercados “pero no veo que estén dadas las posibilidades por la actitud negligente que ha exhibido hasta ahora el Gobierno Nacional”.