El mayor logro de Cristina Kirchner, Trump, Lagardé y la deuda que se viene

Ahora cambia el escenario. Lo que viene es, al menos, preocupante.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/08/12/el-mayor-logro-de-cristina-kirchner-trump-lagarde-y-la-deuda-que-se-viene/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-08-12T13:47:46-03:00">agosto 12, 2019</time></a>

De ayer a hoy, la Argentina que todos conocíamos ya no es lo que era. Hoy, increíblemente, el país tiene virtualmente un nuevo presidente de la Nación, el oficialismo ruega por una gobernabilidad acorde a los tiempos de transición mientras la crisis cambiaria pone en jaque la salud de millones de argentinos. Todo esto por un resultado electoral que si bien se preveía victorioso para la oposición, nadie imaginaba semejante diferencia.

Pero el primer punto es el inmenso logro de Cristina Fernández de Kirchner, que pasó de designar a Aníbal Fernández como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires en 2015 en un hecho casi adrede para perder un comicio, a potenciar a Axel Kicillof como el nuevo mandatario bonaerense por encima de la mejor figura de Cambiemos: María Eugenia Vidal. Se trata de un tremendo logro político, otra vez.

Detrás queda el histórico y nunca conocido apoyo del establishment financiero internacional: Lagardé con el Fondo Monetario Internacional y Donal Trump con los Estados Unidos. No hay registro de tanto apoyo político y cobertura financiera a un gobierno argentino en al menos medio siglo de historia, aunque para la mayoría esta es la primera vez que se da este escenario tan predominante.

Dicho esto, el país hoy está dado vuelta, y ahora Mauricio Macri debe pensar en cómo lograr la mejor transición para evitar el más duro derramamiento de sangre a nivel económico. Principalmente, negociar la deuda que debe el país con el FMI porque, de no hacerlo, será Alberto Fernández quien deba sentarse a deglutir semejante bocado que en el mejor de los casos, hará transpirar a la próxima administración.

Miguel Ángel Pichetto, candidato a la vicepresidencia en la fórmula que encabeza Mauricio Macri dentro de Juntos por el Cambio, evaluó la elección del domingo y consideró que pudo haber un “castigo” de la clase media y baja para con el Gobierno. No obstante, el dirigente consideró que desde el espacio deben trabajar pensando en octubre para intentar revertir el resultado: “No está nada dicho”.

Los resultados de las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) fueron más duros de lo que el propio Gobierno pensaba. El Frente de Todos de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner se impuso por 15 puntos frente a la fórmula oficialista. Los números generaron un cimbronazo dentro del propio Gobierno y también en los mercados, donde el dolar subió un 25% desde su apertura.

Tras la derrota, este lunes Pichetto reconoció que no esperaban una diferencia tan grande entre ambos candidatos y consideró que la elección es un mensaje de la sociedad que “hay que evaluarlo” en el corto plazo: “Habrá que actuar con responsabilidad. No se puede hacer ningún tipo de locura. La Argentina necesita que el sistema democrático funcione y que en octubre haya elecciones que legitimen al Presidente”.

“Tal vez se necesita un camino y un mensaje a la gente, a los trabajadores. Hay que analizar muy bien el voto de la ciudadanía, me parece que hay un reclamo, fundamentalmente de los sectores de clase media, clase media baja, de los trabajadores y esto debe ser analizado con serenidad y plantear una campaña electoral de acá a octubre con responsabilidad”, expresó en declaraciones a la señal de noticias TN.

A su vez, Pichetto evaluó que no tuvieron el acompañamiento del electorado del centro del país “zona núcleo ligada al sector de la producción primaria agroindustrial” que en las anteriores elecciones venía acompañando a la figura de Mauricio Macri. Finalizado el escrutinio provisorio, Juntos por el Cambio solo se impuso en dos distritos: la provincia de Córdoba y Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Por último, el dirigente llamó a los ciudadanos a “revertir el resultado” pese al impacto de la derrota. “La elección no es lo que esperábamos. De ninguna manera esperábamos este resultado, que tiene más que ver con un componente de castigo de la clase media y los sectores que indudablemente tuvieron el impacto de la devaluación de 2018 y el ajuste tarifario”, finalizó.

Desde la mañana los distintos funcionarios del Gobierno se reunieron en Casa Rosada con el presidente de la Nación Mauricio Macri, para realizar los análisis correspondientes a la jornada electoral. Según trascendió en las últimas horas el mandatario argentino brindará una conferencia de prensa esta tarde. Lo mismo hará desde las 15 horas la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.