El festejo de Milagro Sala tras la victoria del Frente de Todos

La líder de la Tupac Amaru se encuentra con prisión domiciliaria y con tres condenas en su haber.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/08/13/el-festejo-de-milagro-sala-tras-la-victoria-del-frente-de-todos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-13T09:20:19-03:00">agosto 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-13T10:10:13-03:00">agosto 13, 2019</time></a>

Si bien los mercados y los propios funcionarios recibieron la noticia de su derrota electoral en las PASO con sorpresa y shock, hay quienes se llenaron de alegría al saber que la fórmula del Frente de Todos había conseguidos no solo la victoria sino también una diferencia de 15 puntos. Milagro Sala fue una de estas personas. Con prisión domiciliaria por “asociación ilícita”, la referente de la Tupac Amaru siguió las elecciones con familiares y amigos.

El momento quedó registrado en un video, cuando Sala se enteró que la fórmula Alberto Fernández – Cristina Kirchner habían arrasado en las PASO saltó de alegría y flameó una remera que ostentaba el rostro de los candidatos. Además, entonó el clásico cántico kirchnerista” “Vamos a volver”, e hizo la señal del a V, atribuida al peronismo kirchnerista. Para cerrar el festejo, armó un pogo con sus amigos presentes.

La dirigente social y diputada electa del Parlasur se encuentra cumpliendo prisión domiciliaria con tobillera electrónica en su casa, ubicada en el barrio Cuyaya, en la capital provincial. Está condenada a cuatro años de prisión, según lo dictaminó el Tribunal Oral en lo Criminal 1 el pasado mes de enero, por el delito de “lesiones graves” contra otros referente social de Jujuy, hecho ocurrido en el 2006.

Si bien Sala aseguró “no ser culpable” del delito imputado, la justicia señaló que el ataque tuvo lugar en las dependencias del Ministerio de Infraestructura local el 3 de julio de 2006. Según establecieron los fiscales de Cámara Marcelo Cuellar y Diego Cussel, esta “perfectamente acreditado y apoyado en pruebas” que Sala fue “una de las integrantes de un grupo que golpeó a Cristián César Arias”.

Esta no es la primera causa que pesa sobre la líder de la Tupac Amaru. Sala ya se encontraba condenada a 13 años de cárcel por el delito de defraudación al Estado, asociación ilícita y extorsión, en el marco de la causa denominada Pibes Villeros. En este expediente se investigó el desvío de fondos estatales por más de $60 millones, entregado a cooperativas con el objetivo de construir viviendas sociales entre 2011 y 2015, las cuales nunca se hicieron.

Además, a principio de julio la dirigente social fue condenada a dos años de prisión efectiva, en el marco del delito de amenazas a policías. Sin embargo, se trata de una pena reducida, ya que en principio se trataban de más de tres años. Los hechos en cuestión se produjeron en octubre de 2014, cuando la policía detuvo a una mujer y la dirigente intercedió para que la liberaran. De acuerdo a lo informado por diario Clarín, en aquella ocasión la dirigente social amenazó telefónicamente con “hacer volar la comisaría”, según consignó El Intransigente.

Por eso, Sala fue acusada como supuesta autora del delito de amenazas por los jueces supremos José Manuel del Campo, Laura Lamas González y Federico Otaola. De acuerdo a las declaraciones de Campos, quedaron “acreditadas las amenazas con las declaraciones de las víctimas, corroboradas por el parte diario policial y las respectivas denuncias penales”. Sin embargo, tras el juicio fue absuelta por la aplicación del beneficio de la duda. Pero el representante del Ministerio Público de la Acusación, Darío Osinaga Gallacher,  y el abogado, Ricardo Arese Ottaviano, que estaba representando a la querella, interpusieron recurso de casación. Finalmente, el máximo Tribunal resolvió hacer lugar “parcialmente”, a un recurso de inconstitucionalidad presentado por los abogados defensores de Sala y confirmó la condena, reduciendo la pena a dos años de prisión efectiva.