La cuenta que hacen los militantes de Cambiemos para revertir la elección

Los números, si se dan algunos factores, dan cierta esperanza.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/08/13/la-cuenta-que-hacen-los-militantes-de-cambiemos-para-revertir-la-eleccion/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-13T11:39:05-03:00">agosto 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-13T11:39:06-03:00">agosto 13, 2019</time></a>

Desde ahora y durante dos meses, todos los seguidores de Juntos para el Cambio y algunos estrategas del Gobierno ya sacan cuentas para ver cómo descontar la diferencia de 15 puntos entre el oficialismo y la oposición encarnada en la fórmula Fernández – Fernández a nivel nacional, y casi los mismos puntos entre Axel Kicillof por sobre la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

Aunque el día a día será determinante para ver si en Casa Rosada hay una mínima chance de tener esperanza de ir al balotaje y en segunda vuelta, lograr la reelección, hay cuentas casi matemáticas que aparecen en las calculadoras de muchos que de esa manera creen que existe la posibilidad de revertir el cuadro electoral que, a priori y a 48 horas de los comicios, parece casi imposible. Dicho esto, la esperanza reside en el siguiente cálculo:

-47% sería el techo de la fórmula Fernández-Fernández

-En las PASO, el 25% del padrón no votó

-Entre el 7 y el 9% hay un voto castigo

-500.000 argentinos residentes en el exterior no votaron en las PASO

-Los votos de Lavagna y de Espert pueden sumar para el oficialismo

Bajo esta cuenta, puede darse el siguiente escenario:

-Que el peronismo no alcance el 45 por ciento de los votos

-Que no logre el punto anterior más 10 puntos de diferencia

-Eso forzará a ir a una segunda vuelta

-Y en la segunda vuelta, sumados los votos de uno y otro, lograr la reelección

El secretario de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, se refirió a la derrota del oficialismo frente al kichnerismo en las elecciones primarias y, lejos de mostrarse apenado, aseguró que se trató de una “clasificación”. Así, le quitó importancia a los resultados y aseguró que son “reversibles” de acá a octubre, por lo que Juntos por el Cambio tendría la posibilidad de ganar y alcanzar la reelección.

“Como dijo Pichetto, ayer no se ganó ni se perdió nada: no hay un nuevo presidente ni nuevos gobernadores. Ayer fue la prueba de clasificación”, expuso en una entrevista en el programa Terapia de Noticias de LN+. “Cada uno tiene una visión más realista acerca de lo que la sociedad está pensando, de las deudas, de los enojos que los distintos sectores tienen con las propuestas de los políticos”, añadió.

“La elección se juega en octubre”, recordó, antes d establecer que “nosotros estamos leyendo esos resultados porque queremos dar esa batalla, queremos dar esa confrontación porque creemos en nuestras ideas.. Creemos que la argentina tiene que cambiar profundamente y esos cambios tienen que profundizarse y tienen que continuar”. De esta forma, el secretario de Cultura ratificó el camino que está siguiendo el país, al igual que lo hizo Mauricio Macrien la conferencia de prensa ofrecida el pasado lunes.

Al ser interrogado sobre si creía que los resultados eran reversibles, Avelluto se mostró optimista y aseguró que todavía hay posibilidades de cambiar los porcentajes y puntos de diferencia entre candidatos: “No quiero ser necio, no estoy diciendo que no pasó nada, lo que sí creo es que tenemos que mejorar nuestra comunicación, entender que una parte de la sociedad está más enojada de lo que pensabamos, que ha sufrido mucho, que requiere una mayor presencia del Estado”.

“Estoy seguro de que vamos a poder reconciliarnos con muchos sectores que nos han dado su apoyo al principio”, expresó para después apuntar contra el kirchnerismo y acusarlos de ser los responsables de la desestabilización de los mercados, la suba del dólar, de la inflación y del riesgo país. Sin embargo, del lado del Frente de Todos le recuerdan que los problemas económicos y financieros actuales son parte de la macrisis iniciada en abril.