Susana Rueda: “Hay un montón de mujeres que podrían estar en la conducción de la CGT”

Fuente: Twitter oficial de Susana Rueda.

La dirigente es la única mujer que ha participado de la conducción de la CGT.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/10/11/susana-rueda-hay-un-monton-de-mujeres-que-podrian-estar-en-la-conduccion-de-la-cgt/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-11T14:22:16-03:00">octubre 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-11T14:22:17-03:00">octubre 11, 2019</time></a>

La unidad del movimiento obrero, lograda tras la incorporación de la CTA a la CGT, desencadenó una multiplicidad de reflexiones. Uno de los puntos que se ha puesto en debate es la conducción de la central. Particularmente, se discute la posibilidades de que las mujeres puedan acceder a posiciones jerárquicas dentro del sindicalismo. Una de las defensoras de este reclamo es la dirigente Susana Rueda, quien destacó que debe haber presencia femenina en la cúpula del gremio.

El titular de Camioneros, Hugo Moyano, fue uno de los primeros en plantear la necesidad de que el género masculino no acapare los espacios de poder. En líneas similares se expresó la rosarina en una entrevista para el programa radial Habrá Consecuencias. “Hay un montón de mujeres que podrían estar en la conducción de la CGT. Es momento de unidad real del movimiento obrero, pero de unidad con igualdad entre hombres y mujeres”, sostuvo.

Rueda es la única mujer que ha accedido a la dirección de la entidad que hoy comanda Héctor Daer. Las riendas de la agrupación no estaban solo en sus manos, pues las compartía con Moyano y José Luis Lingeri. “Tengo la felicidad de haber demostrado que las mujeres podemos llegar a ese lugar”, agradeció esta mañana en su diálogo con El Destape Radio. Sin embargo, denunció que hubo una “regresión de la historia del movimiento obrero en cuanto a mujeres en la conducción”. A pesar de este escenario adverso, consideró que “ahora hay muchas mujeres jóvenes que pueden hacerlo”.

La dirigente recordó su experiencia en la conducción del movimiento obrero y ejemplificó hasta qué punto el género femenino tenía espacios vedados dentro de él. “No había baño de mujeres en el cuarto piso de la CGT. Eso quedó como anécdota muy gráfica de lo que pasaba. Teníamos que tocar un timbre para ir al baño”, narró. “Fue una época muy dura ya que en esos momentos casi ningún sector de sindicalismo argentino pensaba en una discusión con mujeres”, añadió.

Con respecto al la reincorporación de la central conducida por Hugo Yasky, Rueda expresó: “El regreso de la CTA a la CGT es un hecho que la historia nos está demandando”. En este sentido, manifestó que “una única central sindical es un desafío que tenemos que lograr todos”. La necesidad de mantener al movimiento sin fisuras responde, según la rosarina, a la vulnerabilidad de la población. “Hoy todos aceptan cualquier cosa por mantener el trabajo”, criticó.

“Fue una época muy dura ya que en esos momentos casi ningún sector del sindicalismo argentino pensaba en una discusión con mujeres”. “No había baño de mujeres en el 4to piso de la CGT, eso quedó como anécdota muy gráfica de lo que pasaba. Teníamos que tocar un timbre para ir al baño”