¿Consumir alimentos ultraprocesados lleva a la depresión?

La cuestión de la alimentación es determinante para el futuro de la humanidad. Hoy, literalmente, el consumo regular de alimentos ultraprocesados es causal de un mayor riesgo de desarrollar depresión clínica en el futuro, según determina un estudio realizado por un equipo científico español que se suma a la oleada de advertencias sobre estos alimentos.

De acuerdo al Centro de Investigación Biomédica en Red de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (Ciberobn), cuyos resultados fueron publicados en la revista European Journal of Nutrition, en total se realizó un seguimiento de 14.000 voluntarios durante un máximo de 16 años, tiempo suficiente para abordar conclusiones alarmantes.

Por ejemplo, según cita la agencia EFE, “se ha comprobado que los consumidores de alimentos ultraprocesados tenían hasta un 33 por ciento más riesgo de sufrir depresión que los que tenían un consumo mínimo o nulo e incluso mayor en personas con niveles bajos de actividad física”. Así, el combo de las consecuencias por estos productos se agranda: obesidad, derivaciones de la obesidad y cuadros depresivos.

“Estudios previos ya habían encontrado que este tipo de alimentos aumentaban el riesgo de hipertensión y obesidad, condiciones que comparten mecanismos y factores de riesgo con la depresión”, destaca la investigadora del Ciberobn, Clara Gómez Donoso. “Este hallazgo contribuye a la evidencia científica creciente sobre los graves efectos perjudiciales que tienen este tipo de alimentos”, añadió.

Los alimentos ultraprocesados

Los alimentos ultraprocesados son fórmulas industriales elaboradas a partir de ingredientes refinados, como por ejemplo el azúcar, los almidones, el aceite vegetal o sal, entre otros, y los sintetizados, como las grasas “trans” o los aditivos. Ninguno de ellos, para que quede claro, es un “alimento reconocible” más allá de que se lo designe o comercialice en cualquier supermercado como tal.

En cualquier góndola y cada vez con más presencia, podemos encontrar todo tipo de bebidas azucaradas, embutidos, postres lácteos, galletitas y cereales, entre tantos otros, con una muy baja calidad nutricional. Con una alta presencia en el mercado, una impactante campaña de publicidad y marketing con objetivo directo en los más chicos, los patrones alimentarios esenciales pierden la carrera contra este flagelo.

De hecho, una de las principales enfermedades a nivel mundial es la obesidad, y sólo países con estrictas raíces ancestrales como algunas naciones en Oriente continúan preservando una alimentación más sana lo que los lleva a conservar una salud que, en el resto del planeta, parece ir hacia el mismo final.

<a href="https://elintransigente.com/salud/2019/05/17/consumir-alimentos-ultraprocesados-lleva-a-la-depresion/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-17T11:52:53-03:00">mayo 17, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-17T11:52:54-03:00">mayo 17, 2019</time></a>