Sindemia: los otros virus que acompañan al COVID-19

Además del coronavirus, hay que tener presente dos enfermedades que están sumando víctimas.

El doctor Alberto Cormillot habló en su columna habitual por el programa radial de Marcelo Longobardi, sobre una palabra que se está empezando a oír con frecuencia; sindemia. Y advierte sobre la alarma sobre la importancia de tener en cuenta no sólo al coronavirus, sino también a sus enfermedades compañeras; el sarampión y el dengue.

“Sindemia es cuando hay tres enfermedades circulando que se pueden potenciar entre sí o que tienen una manera de sinergia. Cuando uno habla de coronavirus, dengue y sarampión, esa es una sindemia de las enfermedades agudas. Y nosotros estamos hablando de la sindemia de una sola de esa parte. Por supuesto, es la más grave, la más importante”, comenzó diciendo Alberto Cormillot.

“Pero también está el dengue, que tiene cuatro tipos de virus que cuando aparece la enfermedad tiene una mortalidad del 2,5%, que puede llegar al 1% en los que son bien tratados. El problema es cuando hay dos infecciones, porque vos te podés infectar del tipo A y después del tipo B. Y ahí, cuando se juntan dos, por razones que todavía no se conocen, la persona puede tener dengue hemorrágico, que es una complicación”, explicó Alberto.

“El ochenta por ciento no tiene síntomas. Recordemos que solamente se produce por el mosquito que es un mosquito casero, que lo tenés en la casa. Pero en otros, produce mucho dolor, generalmente de huesos, fiebre, y aparecen unas manchitas que son como pequeñas hemorragias.
“Hay 7.826 casos confirmados en los últimos ocho meses y 26.000 sospechosos. En Ciudad de Buenos Aires 4.600, de los cuales, 2.000 han sido confirmados. Y han fallecido en nuestro país 13 personas”, dijo Cormillot.

Finalmente el doctor Alberto Cormillot habló sobre el sarampión: “El sarampión que lo hemos podido erradicar hace diez años, habremos tenido desde agosto 160 casos. Lo interesante es que acá tenemos una vacuna, que se da una a los doce meses y otra a los cinco o seis años de edad. Que es gratuita y obligatoria en todo el país. Las personas que nacimos antes del ’65 no necesitamos la vacuna porque se supone que no estuvieron expuestos al virus y no se debe vacunar a mujeres embarazadas”.

Compartir en: