Un alumno disparó al aire en una escuela y amenazó con matar a todos

Ocurrió en una escuela de La Tablada. La escuela no tomó medidas y los padres no mandaron a sus hijos al colegio.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/05/07/un-alumno-disparo-al-aire-en-una-escuela-y-amenazo-con-matar-a-todos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-07T09:49:33-03:00">mayo 7, 2019</time></a>

Un grupo de padres del quinto año del colegio Madre Mercedes Pacheco de La Tablada impidió que, el pasado lunes, se desarrollen las clases con normalidad después de que se viralizara un video en donde se ve a uno de los alumnos amenazando a sus compañeros con un arma y lanzando un disparo al aire. Al conocerse el hecho, los padres reclaman a la escuela por no haber tomado medidas ni difundido el caso.

La comunidad educativa en su totalidad repudia a la cúpula del Instituto ubicado en Villa Insuperable ya que no se tomó ninguna acción en contra de alumno ni se le impuso ninguna sanción. Además, remarcan que a pesar de haber amenazado con “matar a todos” y ser el único sobreviviente, el joven todavía puede entrar al instituto sin problemas para asistir a clase junto a los compañeros que amenazó.

Si bien en un principio los padres se mostraron preocupados, ese sentimiento se convirtió, ahora, en enojo, ante la pasividad del colegio. Repudiando la falta de medidas y el hermetismo del colegio, el pasado lunes los adultos crearon un grupo de WhatsApp y definieron entre todos que sus hijos no volvieran a clase hasta que les garantizaran su seguridad. De esta forma, desde el inicio de la semana las clases se encuentran suspendidas.

Si bien este chico de 16 años que ingresó armado a la escuela de La Tablada causó conmoción, no se trata del primer caso de menores que asisten armados al colegio. Hace dos años se registró un hecho similar cuando un alumno de 14 años fue con un revólver calibre 22 cargado en la mochila a un Instituto de La Plata y lo sacó en medio de una clase. Unos meses después, un caso con las mismas características ocurrió con un estudiante de la misma edad de un establecimiento de Ramos Mejía. En este caso, antes el chico había grabado un video en el que advertía: “Hoy van a morir todos”.

Asimismo, durante las primeras semanas de febrero de este año, otro alumno de 14 fue a una escuela de Santiago del Estero a rendir una materia que tenía previa. Al desaprobar el examen y el joven sacó un cuchillo y amenazó a la vicedirectora. Sin embargo, el más recordado fue el ocurrido a fines de septiembre del 2008, cuando Rafael Juniors Solich entró a la escuela Islas Malvinas de Carmen de Patagones con una pistola Browning 9 mm, mató a tres compañeros e hirió a otros cinco. Esta fue la primera “masacre escolar” de Latinoamérica y hoy el responsable vive en Ensenada con su familia, intentando mantener en secreto su pasado.

Después de haber soportado burlas de parte de sus compañeros por su timidez y apodos como “Pantriste”, el joven se decidió a acabar con quienes se burlaba de él y, después de izar la bandera a las 7:30 en el patio del colegio, Rafael ingresó al aula y vació el cargador de su arma contra todos sus compañeros.

Al momento del juicio tenía 15 años por lo que fue declarado inimputable. En principio fue alojado en la comisaría loca, más tarde en Prefectura de Ingeniero White, por varios institutos de menores e incluso por unas tantas clínicas psiquiátricas. En agosto del 2007 empezó a tener sus primeras salidas transitorias, que aumentaron progresivamente de 24 a 96 horas por semana, y una década después de la masacre se mudó junto a su familia a Ensenada.