El diácono de Temperley tenía un golpe en la cabeza y cinco heridas de arma blanca

En la jornada de este lunes se realizó la autopsia al cuerpo del diácono Guillermo Luquín, de 52 años de edad, asesinado en su casa de Temperley. Según los estudios, presentaba un golpe en la cabeza y cinco heridas de arma blanca, una de ellas en el cuello; además tenía lesiones defensivas en las manos.

La autopsia al cuerpo del religioso, hallado muerto en su domicilio este domingo, se llevó a cabo en la jornada de hoy en la Morgue Judicial de Lomas de Zamora y en ella se dictaminó la presencia de un golpe en la cabeza, cinco heridas superficiales con arma blanca, una de ellas en el cuello y señales de lesiones defensivas en ambas manos.

En tanto, según indicaron fuentes judiciales, los profesiones forenses no pudieron establecer fehacientemente si alguna de las heridas encontradas fue causal de la muerte del diácono y por tanto, ya se dispusieron una serie de estudios complementarios. Paralelamente, se incorporarán otros elementos que permitan dilucidar cómo murió Luquín.

El diácono de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de Lomas de Zamora, quien además se desempeñaba como empleado del Banco Provincia, fue encontrado muerto el domingo en su casa de Temperley. Tal como indicaron los médicos del SAME que llegaron a la vivienda en la calle Bombero Ariño al 800, habría sido asesinado durante la madrugada del domingo.

La víctima mostraba al menos una herida cortante y visible en el cuello y estaba envuelto en una de las sábanas de la cama, mientras que en la casa no había señales de ingresos forzados o del robo de elementos de valor, según detalló su sobrino, la misma persona que llamó al 911, alertando sobre la situación.

En la habitación donde fue encontrado el cuerpo de Luquín, los policías detectaron signos de riña y una mancha de sangre en la cama. En la cocina, sobre una mesa, una botella de bebida gaseosa y dos vasos, de donde se obtuvieron seis huellas dactilares. Los investigadores sostienen, analizando el cuadro inicial, que la víctima conocía a su victimario.

La causa caratulada como “homicidio”, se investiga a cargo de la Fiscalía Nº 6 de Lomas de Zamora que ya analiza imágenes de las cámaras de seguridad del barrio en el que residía el diácono asesinado, así como el registro de las llamadas telefónicas entrantes y salientes al celular de Luquín, que en primera instancia, no puedo hallarse.

<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/06/10/el-diacono-de-temperley-tenia-un-golpe-en-la-cabeza-y-cinco-heridas-de-arma-blanca/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-10T20:07:26-03:00">junio 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-10T20:10:42-03:00">junio 10, 2019</time></a>