El Sistema Interinstitucional de Control de Cárceles realizó un relevamiento en la complejo de Ezeiza

Desde el organismo se detectaron irregularidades en las condiciones de alojamiento de los internos.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/06/14/el-sistema-interinstitucional-de-control-de-carceles-realizo-un-relevamiento-en-la-carcel-de-ezeiza/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-14T18:28:52-03:00">junio 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-14T18:30:07-03:00">junio 14, 2019</time></a>

El Sistema Interinstitucional de Control de Cárceles realizó una inspección sorpresa en el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza. La comitiva, presidida por el juez Gustavo Hornos, intervino ante una serie de irregularidades en las condiciones del lugar: “Se pudo obtener así la pronta pacificación de un espacio carcelario que se encontraba en una situación crítica”, expresaron.

Este viernes el organismo que proteger los derechos humanos de las personas privadas de su libertad, realizó un “monitoreo carcelario sorpresivo” en el complejo de Ezeiza, donde se constataron distintas irregularidades en las condiciones de vida y alojamiento en la que se encuentran los internos.

 “Los pocos objetos que había estaban rotos y tirados en el piso, la suciedad cubría todo, sólo superada por la humedad reinante; las voces desde las celdas cerradas a los gritos reclamaban que la comisión no se fuera, que era inhumano, que tenían hambre, llenaban el espacio carcelario oscuro y maloliente”, expresaron en un informe.

Ante ese contexto, se dispuso realizar una “mesa de diálogo” entre las autoridades del lugar, los internos y el juez Hornos, en la que se acordó mejorar el régimen de vida del pabellón. También se dispuso la revisación médica de los internos y así como también el reacondicionaminto del lugar.

En otro de los pabellones monitoreados, el Sistema también registró graves falencias materiales: “Se constató que la iluminación es mala, que el ingreso de luz solar es insuficiente y había humedades y agua en el sector común. Las duchas estaban tapadas. Hay un pequeño patio al aire libre, las celdas son oscuras, los internos permanecían 23 horas en las celdas oscuras”.

A esa situación se sumaron reclamos por la “deficiente” atención médica y reclamos sobre el mal estado de la comida. Por último, señalaron que todas las anomalías serán registradas en un informe detallado para finalmente realizar las observaciones a las autoridades correspondientes. “Debemos garantizar para las personas privadas de la libertad condiciones dignas de vida como ordena la Constitución y las leyes”, expresó Hornos. 

Además de Hornos, estuvieron presentes los jueces Sergio Paduczak y Vilma Bisceglia; el defensor Agustín Carrique; Eugenia Garcia Sigilli, de la Comisión de Cárceles; Luciano Hazan, del Programa de Violencia Institucional; Agustín Mosso, de la Procuraduría contra la Violencia Institucional; los jefes de despacho Lara Bertoli y Nicolás Herbin y la secretaria del Sistema de Control de Cárceles, Lucía Gallagher. Por su parte, Eva Asprella y Fabio Vallarelli, particioaron en representación del CELS.