Caso Pérez Volpin: para la Justicia, el endoscopista “faltó a su deber”

El Tribunal publicó este viernes los fundamentos del fallo.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/08/10/caso-perez-volpin-para-la-justicia-el-endoscopista-falto-a-su-deber/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-10T01:08:40-03:00">agosto 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-10T01:08:41-03:00">agosto 10, 2019</time></a>

Este viernes, el Tribunal que condenó al endoscopista Diego Bialolenkier por la muerte de la periodista y legisladora Débora Pérez Volpin publicó los fundamentos del fallo. Allí consideró que el médico “faltó a su deber de cuidado”, al tiempo que sostuvo la absolución de la anestesista en tanto “realizó todas las maniobras para asistir a la víctima más allá de no haber tenido éxito”.

Los jueces consideraron además que el hecho de que Bialolekier no haya informado sobre la perforación de las vías digestivas al resto del equipo médico, a raíz de un exceso de fuerza al introducir el endoscopio, contribuyó a que las maniobras de reanimación no fueran efectivas, ocasionando finalmente el deceso de Pérez Volpin en febrero de 2018.

El fallo detalla que “en razón de la fuerza que ejerció para avanzar con el endoscopio, en el marco de un acceso a la vía digestiva de la víctima con distensibilidad dificultosa, Diego Ariel Bialolenkier provocó la perforación transmural y el resto de las lesiones esofágicas ya consignadas; y sin advertir esa circunstancia, continuó insuflando aire en el organismo de Pérez Volpin durante cerca de cinco minutos”.

“Esta conducta indudablemente supone una actuación imprudente y negligente por parte del acusado, que puntualmente no ha prestado el debido cuidado a su paciente, no aseguró la calidad de la endoscopía y no ha actuado centrando su atención en el paciente, ni se ha conducido con el máximo celo y con su mejor capacidad profesional”, agrega el dictamen.

“El imputado tenía la posibilidad concreta de disminuir el riesgo evitando avanzar con el endoscopio sí, como en el caso, encontraba alguna resistencia del órgano por el cual estaba atravesando con el instrumento. Se trataba, pues, de una acción exigible jurídicamente y, además, materialmente posible”, agrega el texto de los fundamentos.

“Una conducta prudente por parte de Bialolenkier habría evitado que la perforación se produjera. Por otra parte, si el acusado hubiese estado atento a la pantalla del monitor, podría haber advertido la lesión causada, dejar de insuflar aire con el endoscopio, suspender el procedimiento y lograr así una casi segura reducción del daño, posibilitando una atención inmediata de la víctima y, casi con seguridad, la evitación del fatal desenlace. No ha hecho nada de eso. Y por tal razón la ley reprueba su manera de conducirse”.

Respecto de la anestesióloga Nélida Puente, absuelta finalmente en el juicio, los jueces precisaron que “aún cuando la acusada hubiera realizado todas las maniobras que las partes acusadoras consideraban adecuadas al caso el resultado se habría producido de todas maneras”. El juicio llegó a su fin el pasado 2 de agosto y el abogado de la familia de Pérez Volpin ya anticipó que apelará la absolución de la anestesista.