Masivo hackeo de información a la Policía Federal, de la Ciudad y hasta a la Prefectura Naval

Las tres fuerzas sufrieron este lunes una importante filtración de datos.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/08/13/masivo-hackeo-de-informacion-a-la-policia-federal-de-la-ciudad-y-hasta-a-la-prefectura-naval/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-13T02:56:12-03:00">agosto 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-13T02:56:13-03:00">agosto 13, 2019</time></a>

Una sorprendente filtración de 700 gigas de información de la Policía Federal y de la Ciudad se produjo este lunes con una divulgación masiva de datos secretos, al tiempo que hackearon además el perfil oficial de Twitter de la Prefectura Naval. Se trata de la cuenta LaGorraLeaks, que en el 2017 ya había irrumpido en esta red social de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich.

“En esta oportunidad, los 700 gigas de información, equivalentes a 150 DVDs, poseen más de la 200 mil documentos que van desde huellas dactilares de los efectivos hasta escuchas telefónicas”, de acuerdo con lo que divulgó el propio hacker. “Tiene fichas completas de los uniformados, con direcciones, teléfonos, números de CBU, información confidencial y hasta los datos personales de su grupo familiar”, agregó. Igualmente unas fuentes oficiales del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño le aseguraron a la agencia NA que no hubo hackeos en sus servidores y que “mucha de la información que se difundió es vieja”.

Asimismo, LaGorraLeaks se adjudicó también haber hackeado el Twitter de la Prefectura Naval pocas horas antes, con un mensaje contundente: “Hace unas horas, tres de nuestros buques fueron atacados por misiles británicos. La Fuerza Aérea y la Armada han respondido con éxito a esta violación de nuestro territorio. El presidente Mauricio Macri ya está en camino hacia el lugar. 27 oficiales de prefectura han fallecido”, posteó en su falso mensaje.

Poco tiempo después, la Prefectura Naval logró retomar el control de la cuenta y escribió: “Informamos que esta cuenta fue hackeada este mediodía. Los comentarios fuera de lugar que se publicaron en ese período no reflejan la opinión de la institución y fueron eliminados una vez recuperado el control de la misma”. Después de ser recuperado el perfil, ahora se investiga y se busca a los culpables.

Por otro lado, aunque parezca difícil de creer, un hacker se infiltró hace unas semanas en la red informática de uno de los centros de la NASA con una minicomputadora de 35 dólares, hecho que obligó a la agencia de Estados Unidos a desconectar por un tiempo los sistemas de control de los vuelos espaciales de la entidad afectada. “El ataque comenzó en abril de 2018 y continuó durante casi un año en las redes del mítico Jet Propulsion Laboratory (JPL) de Pasadena (California)”, informó su inspector general en un comunicado.

“Para realizar su hazaña, el atacante utilizó la minicomputadora Raspberry Pi, que se conecta a una televisión. Es utilizada principalmente por niños en países en desarrollo para aprender a codificar. La Raspberry Pi en cuestión, se conectó sin autorización al sistema JPL. Se robaron unos 500 megabytes de datos“, detalló la misiva oficial en aquel momento.

“El robo incluye dos archivos confidenciales. Uno de ellos contenía datos científicos obtenidos por el rover Curiosity, que se encuentra en Marte. Otro tenía datos relacionados con la ley de control de exportaciones para tecnologías que pueden ser utilizadas militarmente. Más importante aún, el atacante logró infiltrarse en dos de las tres redes principales del JPL”, finalizó el texto.