Esto asusta: la Inteligencia Artificial sabe jugar y ganar en equipo

La IA ya supera todo límite preestablecido, ¿o falta más?
<a href="https://elintransigente.com/tecno/2019/05/31/esto-asusta-la-inteligencia-artificial-sabe-jugar-y-ganar-en-equipo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-31T12:59:39-03:00">mayo 31, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-31T12:59:40-03:00">mayo 31, 2019</time></a>

Con la tecnología no hay vuelta atrás. Investigadores de DeepMind, la filial de inteligencia artificial (IA) de Google, han logrado que sus agentes de IA logren jugar y ganar a un videojuego multijugador en línea, algo que hasta la fecha nunca había sido posible porque para lograrlo implica cooperar y competir con otros jugadores. Es decir, hacerlo en equipo.

De acuerdo a un estudio publicado hoy en la revista Science, la Inteligencia Artificial ha demostrado una “asombrosa habilidad” para desarrollar y utilizar estrategias, aprendidas independientemente, sin intervención humana, cita la agencia EFE, y agrega: “El método utilizado por la compañía, que fue adquirida por Google en 2014, es el reforzamiento del aprendizaje (Reinforcement Learning) y ha sido utilizado con anterioridad para que otras inteligencias aprendan a jugar a juegos como Go o shogi -más complejos que el ajedrez-“.

El mayor avance en la materia se había dado con este método exitoso pero en juegos de primera persona (con un único jugador), y de dos (como el ajedrez o el Go), pero hasta ahora nunca se había superado la barrera del escenario multijugador, escenario donde es clave contar con elementos como el juego en equipo y la competición contra un adversario como mínimo.

El videojuego con el que se llevó a cabo el experimento fue el “Quake III Arena Capture the Flag”, un disparador en primera persona. De esta manera, queda claro que la IA de Google puede jugar al nivel de un ser humano, y derrotar a otras inteligencias artificiales como a jugadores de carne y hueso. Vale aclarar que toda IA utilizada en el estudio no fue “entrenada ni informada con ningún dato: aprendieron de su propia experiencia jugando, de la puntuación obtenida y de lo que “veían” en los píxeles de la pantalla”.

IA en sistemas operativos

Con el tremendo avance de la tecnología nadie puede anticipar con qué nos vamos a encontrar dentro de unos años, aunque quizá Microsoft sí. Nick Parker, vicepresidente de ventas para consumidores y dispositivos de la gigantesta campañía, publicó un escrito en el blog corporativo durante Computex 2019donde anticipan los próximos proyectos.

Si bien en el escrito el ejecutivo estadounidense anticipa las innovaciones que se han presentado durante Computex con las nuevas computadoras que usan Windows 10, la clave está en que al hacer referencia sobre los sistemas operativos modernos que demandará el mercado en el futuro, nunca se menciona a Windows.

Ya son cada vez más las voces que se suman a la idea de que se está trabajando en una alternativa o un sucesor al último Windows 10, bajo la reiterada idea de que un “sistema operativo moderno deberá incluir un conjunto de delicias con experiencias innovadoras centradas en el ser humano”. Definitivamente, esto anticipa un posible bien de uno de los productos más vendidos en la historia.

Según Parker, dicho sistema deberá incluir actualizaciones libres de problemas, seguridad por defecto, siempre conectado, rendimiento sostenido, conectado a la nube, potenciado por inteligencia artificial, multisentido y con el soporte correcto para todos los sensores, según describe el portal especializado en tecnología, Genbeta.

Al profundizar, los expertos creen que Microsoft piensa en un sistema operativo en el que las actualizaciones sean invisibles, se lleven a cabo en segundo plano, sin interrupciones y de forma instantánea. Hoy, por cierto, Windows Update sufre todos esos problemas y otros inconvenientes que afectan su usabilidad.

Además, y algo que sí era esperable, el nuevo sistema estará más relacionado con la nube utilizando el poder de procesamiento de Microsoft para mejorar las experiencias de los usuarios en sus dispositivos, algo que no estaría tan desconectado de la evolución de Cortana en IA. Ante ello, la empresa de Bill Gates ya dejó en claro que las inversiones apuntan a esas prestaciones.

De una u otra manera, queda claro que el sucesor de Windows 10 será muy distinto a lo conocido hoy en día. Incluso, y leído entrelineas de la propia mano de los ejecutivos de Microsoft, estaríamos a las puertas de una nueva era de sistemas operativos basados en la nube, pensados estrictamente en el usuario final.