¿Moda? Crece el hackeo de autos que se abren sin llave

Es la principal modalidad delictiva asociada a la tecnología.
<a href="https://elintransigente.com/tecno/2019/07/11/moda-crece-el-hackeo-de-autos-que-se-abren-sin-llave/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-11T11:40:25-03:00">julio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-11T11:40:26-03:00">julio 11, 2019</time></a>

De a poco crece una nueva modalidad del delito que nace de la mano del desarrollo tecnológico, en este caso, en relación a los nuevos autos. Los coches modernos no sólo avanzan en propulsión a base de energía eléctrica o híbrida, también en cuestión de conducción autónoma, señales de alarma y sincronización, entre otras cosas. Pero existe un lado “B” de todo esto y es el delito cibernético.

Hoy, precisamente por el desarrollo de tecnología de punto, es que los coches son más susceptibles a ataques cibernéticos que ya no tienen como blanco únicamente a las computadoras sino también a todo dispositivo conectado a la red, inclusive los automóviles. En un estudio de The Upstream, determinaron que “los ataques a automóviles tiene un crecimiento cada vez mayor. De 15 incidentes que detectaron en el primer trimestre de 2018 a 51 registrados durante el primer trimestre de 2019”.

Según cita la web especializada Xataka, “esta triplicación de los ataques en un año indican que es similar al crecimiento que se ha visto en otras áreas de ciberseguridad como por ejemplo la de las computadoras en sus primeros años. Eso sí, hay que tener en cuenta que no todos los ataques son maliciosos. El 28% de los que registraron pertenecen a investigaciones o ataques para descubrir vulnerabilidades que posteriormente parchear. En las mismas fechas el año pasado sin embargo el porcentaje era casi 50-50”.

De acuerdo a The Upstream, los principales ataques recayeron en los coches que se abren sin llave, representan casi la mitad de los ataques reportados, un total del 47%. Para los especialistas, estos sistemas son débiles y fáciles de vulnerar inclusive con aparatos universales. En la automotriz Kia disponen de una solución tan sencilla como efectiva para evitar la copia de llaves inalámbricas: una funda.

Para los hackers, otro sitio donde atacar son los servidores, lugar donde se aloja toda la información de los autos. Según el estudio, un 17% de los ataques se enfocaron allí, y no es un dato menor porque “desde un servidor se pueden mandar comandos a un vehículo en marcha, por ejemplo, consiguiendo así el control del coche. Ya en 2015 vimos un ejemplo de ello. Esto hace que sea extremadamente peligroso”.

El estudio determina que los ataques tienen distintos objetivos, como por ejemplo y el más común, robar el coche (en un 40%), pero también interrumpir un servicio o en el 14% de los casos con la intención de manipular el vehículo en movimiento. Además, los especialistas recuerdan que los ataques a coches conectados, al disponer generalmente todo un modelo de la misma tecnología, es más fácil realizarlos en simultáneo a varios.

Si bien el avance de la tecnología ya permite iniciar la transición de la combustión y propulsión fósil a la renovable, o lograr vehículos autónomos o incluso, voladores, habrá que pensar en estrategias que impidan a los hackers ingresar en un mundo nuevo, el del delito hiperconectado con acciones directas sobre los autos. Seguramente habrá menos accidentes viales por errores humanos, pero más hackers en acción.