Temen que los autos conectados a internet sufran hackeos con miles de muertes

Un informe mete miedo: miles de muertos con un simple ataque.
<a href="https://elintransigente.com/tecno/2019/08/02/temen-que-los-autos-conectados-a-internet-sufran-hackeos-con-miles-de-muertes/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-02T10:43:41-03:00">agosto 2, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-02T10:43:42-03:00">agosto 2, 2019</time></a>

Hora pico, vuelta por la autopista, miles de autos, peajes atascados, un accidente, dos horas detenido o a paso de hombre, todas postales de una Buenos Aires que a las 18 horas es un infierno sobre ruedas. Ante esto, muchos podrían suponer que el desarrollo tecnológico o los autos que vuelen asistirán a mejorar el denso tránsito en las grandes urbes. Pero no sería tan así, sobretodo si el mundo estará habitado por autos conectados a internet.

Precisamente, es por esto último que un informe de Consumer Watchdog enciende la señal de alarma: advierte que “los autos conectados a Internet se están convirtiendo rápidamente en norma, pero constituyen una amenaza para la seguridad nacional”. ¿Por qué? Porque los autos desarrollados con esa tecnología “son vulnerables a hackers que con ciberataques podrían generar accidentes mortales de grandes magnitudes”.

En tanto, el documento agrega: “El problema de las tecnologías de la industria es que los sistemas críticos para la seguridad de estos vehículos se están conectando a Internet sin la seguridad adecuada y sin forma de desconectarlos en caso de un ataque informático en toda una flota”. Además, advierten que pese a que los ejecutivos de las empresas reconocen el posible escenario, las ganancias superan todos los potenciales atentados.

El informe profundizó aún más dicha teoría con la ayuda de más de 20 denunciantes del sector, expertos tecnológicos y en la industria automotriz: todos coincidieron en que un ataque masivo a toda una flota en una hora pico podría causar cerca de 3.000 personas muertas. “Es posible controlar todo tipo de aspectos de su automóvil desde su teléfono inteligente, incluido arrancar el motor, encender el aire acondicionado, verificar su ubicación”, alertaron expertos que no quieren dar a conocer su identidad.

En otro apartado del documento se recomienda que todos los vehículos conectados online incluyan un sistema de desconexión de Internet y al mismo tiempo un efectivo sistema que permita aislar “los sistemas críticos de seguridad de los sistemas de información y entretenimiento conectados a Internet u otras redes”. Desde la Alianza de Fabricantes de Automóviles, el principal grupo defensor de la industria automotriz, remarcan: “Hoy, la ciberseguridad es una prioridad para todas las industrias que utilizan sistemas informáticos, incluidos los automóviles”.

El desarrollo de tecnología de punto hace que los coches sean más susceptibles a ataques cibernéticos que ya no tienen como blanco únicamente a las computadoras sino también a todo dispositivo conectado a la red, inclusive los automóviles. En un estudio de The Upstream, determinaron que “los ataques a automóviles tiene un crecimiento cada vez mayor. De 15 incidentes que detectaron en el primer trimestre de 2018 a 51 registrados durante el primer trimestre de 2019”.

Según cita la web especializada Xataka, “esta triplicación de los ataques en un año indican que es similar al crecimiento que se ha visto en otras áreas de ciberseguridad como por ejemplo la de las computadoras en sus primeros años. Eso sí, hay que tener en cuenta que no todos los ataques son maliciosos. El 28% de los que registraron pertenecen a investigaciones o ataques para descubrir vulnerabilidades que posteriormente parchear. En las mismas fechas el año pasado sin embargo el porcentaje era casi 50-50”.

De acuerdo a The Upstream, los principales ataques recayeron en los coches que se abren sin llave, representan casi la mitad de los ataques reportados, un total del 47%. Para los especialistas, estos sistemas son débiles y fáciles de vulnerar inclusive con aparatos universales. En la automotriz Kia disponen de una solución tan sencilla como efectiva para evitar la copia de llaves inalámbricas: una funda.

Para los hackers, otro sitio donde atacar son los servidores, lugar donde se aloja toda la información de los autos. Según el estudio, un 17% de los ataques se enfocaron allí, y no es un dato menor porque “desde un servidor se pueden mandar comandos a un vehículo en marcha, por ejemplo, consiguiendo así el control del coche. Ya en 2015 vimos un ejemplo de ello. Esto hace que sea extremadamente peligroso”.

El estudio determina que los ataques tienen distintos objetivos, como por ejemplo y el más común, robar el coche (en un 40%), pero también interrumpir un servicio o en el 14% de los casos con la intención de manipular el vehículo en movimiento. Además, los especialistas recuerdan que los ataques a coches conectados es más sencillo llevarlos a cabo en simultáneo.