Así es HarmonyOS, el sistema operativo de Huawei para sustituir Android

La administración Trump considera que Huawei representa un peligro para su seguridad nacional.
<a href="https://elintransigente.com/tecno/2019/08/09/asi-es-harmonyos-el-sistema-operativo-de-huawei-para-sustituir-android/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-09T12:12:28-03:00">agosto 9, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-09T12:12:29-03:00">agosto 9, 2019</time></a>

La guerra comercial entre Estados Unidos y China quizá desemboque, al menos para los asiáticas, en una gran oportunidad en lugar de un supuesto problema que es quedarse sin el sistema operativo Android, que está presente en la mayoría de los smartphone del mundo salvo Apple. Pero tal posibilidad puede dar lugar al nacimiento de un OS propio que para la gran competencia china será HarmonyOS.

El enfrentamiento entre las dos grandes potencias fue determinante para que el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo desarrollara -imprevistamente y a la fuerza- su propio ecosistema después de que la administración de Donald Trump colocara la compañía en una lista negra como parte de la guerra comercial que mantienen ambas naciones.

La administración Trump considera que Huawei representa un peligro para su seguridad nacional, con lo cual su decisión llevó a una prohibición total a las empresas estadounidenses a vender sus servicios a la firma china. Acto seguido, Google anunció que impediría a Huawei el uso de algunas actualizaciones del sistema operativo Android. Richard Yu, director ejecutivo de la firma asiática fue contundente: “No tuvimos alternativa. Debemos fabricar nuestro propio sistema”.

De lo poco que se sabe oficialmente, es que HarmonyOS “pretende ser una solución compatible para varios dispositivos, no sólo para smartphones”, por eso la empresa está desarrollando desde cero un ecosistema que integre también computadoras, tabletas, relojes inteligentes y los sistemas montados en automóviles. De esta manera, en caso de que la escalada comercial llegue a niveles de no marcha atrás, los chinos ya no dependerán más del gigante tecnológico.

“Si se están preguntando cuándo lo aplicaremos a los teléfonos, podemos hacerlo en cualquier momento. Si dejamos de usar Android en el futuro, podemos cambiar inmediatamente a HarmonyOS”, aclaró Yu. Este OS está basado, como Android, en la arquitectura de código abierto de Linux, por lo que es capaz de ejecutar aplicaciones de Google o, en un futuro, las apps desarrolladas con lenguaje HTML5.

Además, con el lanzamiento de este sistema operativo los celulares podrán seguir funcionando con normalidad mientras aporta seguridad a sus usuarios tanto en China como en el resto del mundo, ya que está disponible para los celulares ya vendidos y para los que la marca fabrique en el futuro.

Duelo de titanes

La guerra comercial por los aranceles entre Estados Unidos y China se mantenía lejos de los intereses de la gente, pero cuando esa batalla se trasladó al consumidor final, la cosa cambió. Ahora, la amenaza de Donald Trump de quitarle soporte de Google, Intel y otras empresas a la firma china hará que toda persona en el mundo con un teléfono Android quede al borde de la desesperación.

¿Por qué? Porque si Google y otras empresas estadounidenses forman parte del bloque a la compañía asiática, toda persona que tenga un Huawei en su mano no podrá utilizar nunca más Gmail, Chrome, Maps y todas las aplicaciones del grupo. Ante esto, desde China aseguran que “Estados Unidos está subestimando a la empresa”.

El fundador de Huawei, Ren Zhengfei, aseguró que Estados Unidos “subestima” la fuerza de esta empresa china, que hoy ya es líder mundial de redes de telecomunicaciones y segundo proveedor de teléfonos inteligentes, con un gran mercado precisamente en tierras del magnate devenido presidente.

“Sentimos un control real por parte de Estados Unidos hace un año. Con sus acciones actuales, los politiqueros estadounidenses subestiman nuestra fuerza”, declaró Ren a varios medios de comunicación de su país. Luego de una fuerte presión de la gestión Trump, varias empresas tecnológicas anunciaron la suspensión de