¿Cuenta regresiva para la desaparición de los autos propios?

La tecnología nos conducirá hacia nuevos usos y experiencias.
<a href="https://elintransigente.com/tecno/2019/08/15/cuenta-regresiva-para-la-desaparicion-de-los-autos-propios/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-15T11:46:55-03:00">agosto 15, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-15T11:46:56-03:00">agosto 15, 2019</time></a>

El mundo avanza porque la tecnología evoluciona cada vez más rápido, y así como ella nos marca el camino hacia dónde ir, todo lo que viene atrás debe reacomodarse. Uno de los elementos básicos de toda población es el transporte y en las ciudades, esto es clave, por eso los especialistas aseguran que ya comenzó la cuenta regresiva para pasar a la historia el concepto de comprar y tener auto propio.

¿Qué significa esto? Que la conversión que recién comienza hacia coches híbridos, eléctricos, autónomos y hasta voladores, nos lleva a un mercado automotriz totalmente nuevo, y absolutamente diferente a lo conocido durante los últimos 200 años de historia. Sobre esto hay varios ejemplos a tener en cuenta que conforme avance el desarrollo tecnológico, las sociedades lo irán adoptando.

Los “Robo Taxis” son los coches en proceso de creación que serán muy baratos, lo que llevará a no tener un vehículo propio porque insume mucho dinero en poco uso. Los expertos ya no analizan esta posibilidad como en un futuro, sino dentro de los próximos 10 años. En cuanto a si habrá suficiente litio o cobalto en el mundo para fabricar todas las baterías que se necesitarían, la respuesta es sí: el tema será cómo extraerlos.

El mercado indica que hoy ya estamos en la era de los autos eléctricos, con 4 millones de autos vendidos y 1 millón más pronto a circular por las principales capitales del mundo en el próximo semestre. Por ello, se cree que habrá 100 millones de autos eléctricos en todo el planeta hacia 2030. En el medio, resta que la industria abarate los modelos de este tipo para que estén al alcance de todos.

Luego vendrá otra etapa, la de los coches autónomos. Si bien ya están en proceso de construcción y de uso real, se cree que en dos décadas podríamos estar definitivamente ante estos transportes que serán mucho más seguros si no son conducidos por un ser humano. Para esto será clave la inteligencia artificial porque las computadoras pueden hacer cosas mucho mejor y a la perfección que un ser humano, pero al mismo tiempo pueden cometer el error más pequeño que podría devenir en un accidente fatal.

Dicho esto, la automatización será la escala final de un viaje hacia un transporte que deje en el pasado al obsoleto auto propio, ese que se compra y vende más de una vez durante una vida. En su lugar, veremos ciudades con autos conducidos en forma autónoma, taxis con la misma tecnología, coches alquilados por horas recogidos y dejados en cualquier momento en cualquier lugar, con cargas eléctricas en todos lados.

Finalmente, en una escena propia de una película de ciencia ficción, nos encontremos con el mismo método de transporte pero aéreo. Actualmente ya hay desarrollos y prototipos de autos cada vez más eficaces y eficientes, pero muy lejos aún de poder recorrer un espacio aéreo conducido por un humano y menos aún, sin conductor. Igualmente, las regulaciones internacionales no están confeccionadas, pero será una cuestión de tiempo.