Pese a todo, la mitad del mundo aún no cuenta con internet

La pandemia expuso la importancia de estar conectados, pero no todos pueden

La pandemia del coronavirus, entre sus múltiples consecuencias, logró que miles de millones de personas se lanzaran al uso de internet y las nuevas tecnologías para poder vivir bajo el encierro. La cuarentena aplicada en la mayoría de los países del mundo tuvieron que recurrir a las mismas para intentar frenar el avance del virus COVID-19. Pero este creciente uso dejó en evidencia un dato alarmante: al menos la mitad de la población mundial no tiene internet.

Hoy, cerca de 3.600 millones de personas aún no tienen acceso a internet, y la mayoría de ellos viven en países en vías de desarrollo donde sólo 2 de cada 10 personas están conectadas. Así lo detalló el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, en el marco del Día Mundial de las Telecomunicaciones que la ONU celebra el 17 de mayo, en el marco del aniversario de la creación de la Unión Internacional de Telecomunicaciones en 1985 y de la firma de la primera convención telegráfica internacional.

“La tecnología de la información puede traer esperanza porque permite a miles de millones de personas en todo el mundo crear y cultivar conexiones. La pandemia que estamos experimentando ha demostrado cómo estos lazos con los seres queridos, la escuela y la universidad, los colegas, los trabajadores de la salud y los proveedores de productos esenciales son más importantes que nunca”, detalló Guterres.

Luego, continuó: “Las tecnologías de quinta generación, la big data, computación en la nube e inteligencia artificial, todas ellas son herramientas poderosas para abordar los problemas más urgentes, incluida la pandemia”, al tiempo que recordó que las tecnologías digitales son claves para derrotar al COVID-19.

Cambio social

Las redes sociales principales fueron todas afectadas fuertemente por la pandemia, de una manera u otra. Instagram, por ejemplo, comenzó a implementar nuevos stickers para concientizar y ayudar a aquellos afectados por la crisis del coronavirus. En el caso de Facebook, implementaron varias secciones nuevas, como un centro de ayuda con información verificada. Ahora es Twitter quien cambiará su política de trabajo permanentemente por la pandemia.

El CEO Jack Dorsey informó a sus empleados vía mail que Twitter dejará trabajar a sus empleados desde casa hasta un tiempo indefinido. Si bien muchísimas empresas tecnológicas están haciendo lo propio, se trataría del primer caso de alto perfil en el que esto sucede. Dependiendo del puesto y las capacidades de la persona, ciertos empleados podrán trabajar desde casa de manera permanente.

Compartir en: