La Vida del Conde Matt: la gala más chic del año

¿Quiénes fueron y cómo se lookearon para el evento más importante de los socialites porteños?
<a href="https://elintransigente.com/vida-estilo/2019/09/05/la-vida-del-conde-matt-la-gala-mas-chic-del-ano/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-05T18:04:26-03:00">septiembre 5, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-05T18:04:27-03:00">septiembre 5, 2019</time></a>

Entro en mi casa luego de un arduo día y camino a través de los salones hasta mi querido escritorio en el que suena el aria de Lakme Floral Duette. Me siento en el basto sofá, enamorado de la vida, mientras miro el jardín que comienza a florecer, alegre y radiante como en estas épocas del año. Llama a gritos a mi prima Vera que está llegando de su largo tour por el hemisferio norte. Es entonces que agarro mi computadora y me pongo a escribirles acerca de la noche que viví ayer.  

Alex Reynal, Cindy Cohen, Martín y Mijel Kweler, Mariana Bagó, Silke Reynal, Juan Pablo Bagó, Pat Vergez y Lodovico Rocca

Todos los años, en el segundo semestre, las instituciones realizan sus cenas a beneficio. El lunes dos de septiembre dio a luz la gala más fastuosa y esperada del año.  Aquella que hace la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes con el fin de recaudar fondos. Y este año lo celebraron con todo, lo que permitió que junten más de nueve millones de pesos para ser usados con el fin de fortalecer y ampliar el enlace de sus programas educativos y hacia la comunidad. 

Como es costumbre, la comisión de fiesta elige un tema, el cual se representará en la ambientación, el material audiovisual y el desarrollo de la noche en general, además de inspirar a los célebres invitados en su vestimenta para asistir a tal festín.

Enrique Avogadro, Adriana Batán de Rocca, Claudio Stamato y Felipe Durán

Con motivo de los 500 años de la muerte de Leonardo Da Vinci, el tema elegido fue el renacimiento, el cual fue brillantemente interpretado por Gloria Cesar, quien vistió los salones del Palacio de Correos y a varios de los comensales, quienes parecían ir a una comida en lo de los mismísimos Medici.

Entre las luminarias que entraron por la puerta grande, estaban obviamente los de la comisión de Amigos, presidida por Julio Crivelli, Josefina Carles, Pela Herrero, Adriana Rocca, Eduardo Gruneisen, Verónica Suani y Sofía Weil, entre otros.  Pero además, bajo la gran esfera de acrílicos azules del artista Julio le Parc, uno se podía encontrar entre copas de champagne y sofisticados bocaditos gourmet con Amalita Amoedo y la alta plana de Arte Ba, quienes fueron a su mesa, además de la femme fatal de Carminne Dodero, quien arribo junto al artista Manuel Larralde. 

Verónica Zoani de Nutting, Marina de Achaval, Cecilia Duhau, Pilar Casares y Solange Mayo

Del otro lado, charloteaban Juan Zorraquín y su mujer Alix de Ganay Bemberg, dueña de la bodega Peñaflor, con sus amigos los primos Cecilia Duhau y Santos de Uribelarrea, ex dueños de la mansión que le da nombre al hotel. En otro rincón, los empresarios Manzo y Ludovico Rocca se reían junto a Charly y Alejandro Blaquier de los trajes fabulosos que circulaban por doquier. 

Más tarde, y como de costumbre, llego Javier Iturrióz junto a un séquito de amigos vestidos para ganar al mejor look de la noche, cosa que éste año no logró Ani Mestre, quien confeso que todo le salió mal a último momento y la remó con un figurín de la Gioconda.  Por supuesto, no faltaron Carlos y Pompi Fontán Balestra, Marieta y Juan Nelson, el empresario Santiago y Eva Soldati y el diseñador Gino Bogani, que cayó con María Elisa Mitre, dueña del diario La Nación.

Daniela Marcuzzi de Saguier y Alec Oxenford

El ágape comenzó a las 8 y 30 en punto, en la sala de entrada del palacio de correos bajo a gran lámpara de Julio Le Parc, donde se llevó a cabo el cocktail.  Allí, la gente tuvo la oportunidad de saludarse, charlar, ver los atuendos más despampanantes y a la vez sofisticados, que se ajustaban al dress code de la nuite.  Poco antes de las diez de la noche, sonaron las trompetas para subir al segundo piso, donde se encontraba el salón en el que se llevaría a cabo la fiesta. 

Al subir, uno debía atravesar un puente con cipreses a los costados que refleja el espíritu del norte italiano, cuna del renacimiento.  Al atravesar ese camino, se entraba en una gran sala en la que sonaba música de la época con una decoración típica al tema citado. Todo era una maravilla.

Cristina Carlisle y Alberto Churba

Luego de un breve momento, la gente fue sentándose en sus respectivas mesas, las cuales estaban decoradas con flores e imágenes del siglo XV y XVI. Los fotógrafos no paraban de correr captando exquisitas imágenes que luego serían reflejadas en los medios nacionales. Pero el orden absoluto tuvo lugar cuando apareció Iván de Pineda, quien condujo la noche a la perfección.

Ana Bustamante, Sophia Blaquier, Sofía Speroni y Fiona White

Minutos más tarde trajeron una riquísima burrata con frutos secos, que realmente superó las expectativas de varios. Y mientras pasaba el primer plato, Julio Crivelli, presidente de la Asociación, dio su famoso speach anual, en el cual se agradeció específicamente a Matteo Goretti por su donación de 1300 piezas de arte precolombino para la nueva sala del museo y a Alberto Churba por la donación de una obra de Georges Braque.

Acto seguido, el honorable senado de la Provincia de Buenos Aires hizo entrega de una declaración de interés legislativo, en reconocimiento a su labor realizada por la asociación. Y con tal distinción vino el baile.  Vestidos del 1500 con tocados, cofias y pantalones inflados comenzaron a moverse al ritmo de los dj Sarapura, con remix de música clásica transformada en electrónica. ¡Un verdadero hit! Yo, como siempre, deambulé entre las personalidades, moviendo las caderas entre amigos y compañeros del mundo del arte.

Ailin Staicos e Ivan de Pineda

Luego llegó el momento del plato principal. Con una presentación de una paquetería pocas veces vista, envuelta con un papel con el retrato del Vitrubio, llegó un pescado con papas aladas que te hacían volar de la delicia.  Mientras tanto, surgió el clásico de todos los años, la competencia entre mesas de preguntas y respuestas del tema del año: Leonardo Da Vinci. Obvio, ganó la mesa de Crivelli, el senador y el secretario de cultura Pablo Avelluto.

Cerca de la media noche llego el postre.  Una pequeña torta con helado y una tulipa, todo muy rico.  Pronto las mesas comenzaron a llenar sus espacios libres con drinks y el clima festivo fue tomando más color que antes. La música subió de volumen y todos saltaron a la pista para el baile final.  Yo no paré de moverme hasta pasada la una en que me despedí de todos y me subí a mi alfombra mágica que me llevó directo a mi amada cama, máquina de sueños. 

El Conde Matt, Javier Iturrioz, Magdalena Gruneisen y Sofia Pinto

En síntesis, una noche fabulosa en todos los sentidos. Ya espero la del año que viene. La semana próxima los espero para contarles de Designers, Buenos Aires Photo y la mar en coche.  Les recuerdo que pueden seguirme en Instagram en @elcondematt.