7 errores que no tenés que cometer cuando paseás a tu perrro

Cuidalo como se merece con estos consejos cortos y prácticos
<a href="https://elintransigente.com/vida-estilo/2019/10/09/7-errores-que-no-tenes-que-cometer-cuando-paseas-a-tu-perrro/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-09T09:49:19-03:00">octubre 9, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-09T09:49:20-03:00">octubre 9, 2019</time></a>

La mayoría de las personas, y sobre todo los más chicos, creen que tener un perro es algo sencillo, y más que nada la parte de pasearlos. Piensan que es solo ponerle la correa y salir a la calle. Pero la tarea exige algunos cuidados especiales para garantizar la seguridad del animal y la calidad del paseo. 

La veterinaria de DogHero, Alessandra Amieiro, explica cuáles son los errores más comunes y cómo evitarlos. Todo es importante: desde el modelo que vas a usar para las correas hasta los horarios de paseo y, sobretodo, la tan temida falta de hidratación. Te enlistamos los tips esenciales para que tu mascota esté saludable.

Por eso, hablamos con DogHero, la comunidad que conecta a los dueños de mascotas con anfitriones que hospedan los perros en su casa más grande de América Latina, a través de su veterinaria  Alessandra Amieiro, que nos enumeró cuáles son los errores más comunes al momento de pasear y nos explicó cómo evitarlos.

1. No pasear: no importa si el perrito vive en una casa con patio, juega todo el día con alguien de la familia o incluso si tiene compañía de otro animalito en su casa. Pasear con el perro continúa siendo una necesidad tan importante como la alimentación, las vacunas y el cariño. Los paseos mantienen la salud física y emocional del perro. Sin esa actividad física, los perros pueden desenvolver comportamientos como ansiedad, depresión, agresividad, además del sobrepeso y problemas articulares y musculares. 

2. No usar correas y collares: algunos dueños tienen la costumbre de pasear con sus perros sin correa o collar con la excusa de que eso deja a los animales más libres. Sin embargo, eso significa un riesgo para la vida del perrito, ya que abre la posibilidad de que sea atropellado, coma algo que encuentre en el piso o incluso participe en peleas con otros perros. A la hora de pasear, se aconseja usar siempre la correa y el collar y seleccionar las opciones que se ajusten al cuerpo del  perrito, para dejarlo más seguro, cómodo y evitar lesiones. 

3. Pasear sin placa de identificación: la placa de identificación tiene una función clara: facilitar la búsqueda del perrito en caso de fuga o de algún otro incidente. Comprar una y grabarle el nombre del animal, además de un teléfono de contacto, es una inversión que vale la pena y garantiza la seguridad del perrito. 

4. Pasear en cualquier horario: este es otro error bastante común. Es recomendable no llevar al perro a pasear en horarios en los que está lloviendo mucho o en los días de calor extremo. Esto evita que se queme las patitas y se deshidrate. Es importante recordar que el paseo es una actividad para hacerlo sentir bien y no lo contrario. 

5. Retar al perro por hacer sus necesidades en la calle: es normal que durante el paseo el perro aproveche para hacer sus necesidades. Por eso, no hay que retarlo cuando esto pase. Al contrario, es importante llevar siempre bolsitas para juntar el popo de tu perro y luego tirarlo en la basura. 

6. No darle agua durante el paseo: algunos dueños solo le dan agua a sus perros cuando vuelven a casa. Es preferible evitar esto y siempre llevar un poco de agua para darle en el camino. Eso garantiza que él esté siempre hidratado y pasándola bien.

7. No respetar el límite físico de cada perro: este es otro error muy frecuente. Todos los perros tienen que pasear, pero la duración del paseo debe estar ajustado a las necesidades de cada animal. Los Pugs, por ejemplo, tienen algunas limitaciones respiratorias. Por lo tanto, perros de esta raza no pueden tener un paseo con la misma duración y velocidad que la de un Golden, que tienen otra estructura física. Al notar que el perro está cansado y sin aliento, no hay que obligarlo a continuar.