Dormir bien en tiempos de coronavirus: Claves

La cuarentena puede llevar a la desesperación, al pánico y a la depresión severas
<a href="https://elintransigente.com/vida-estilo/2020/03/19/dormir-bien-en-tiempos-de-coronavirus-claves/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-19T13:32:38-03:00">marzo 19, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-19T13:33:06-03:00">marzo 19, 2020</time></a>

Se sabe: tenemos que mantener la calma y estar sanos y fuertes, física y mentalmente. Solo así vamos a pasar esta cuarentena por el coronavirus en un estado de felicidad. Es importante tener rutinas claras y respetarlas. Todos están estresados ​​en este momento y la gente no está durmiendo. Pero si te movés, es probable que puedas dormir mejor.

Y hay muchas cosas que se pueden hacer desde tu casa: sentadillas, saltos de tríceps, abdominales, ejercicios de trabajo corporal, etc. Si tenés hijos en casa, podés involucrarlos. Hacé que las actividades sean divertidas, como correr o jugar a las escondidas. Solo hay que seguir moviéndose. Y es que el ejercicio disminuye el estrés y la ansiedad.

Si tenés menos de 60 años y no tenés afecciones subyacentes, podés estar activo afuera, siempre que se mantenga al menos a dos metros de distancia de otras personas. Así que pasear al perro (o incluso al perro de su vecino), salir a correr o andar en bicicleta está bien, siempre que mantengas la distancia.

Para las personas mayores, los ejercicios de fuerza y ​​equilibrio son particularmente importantes, ya que la fuerza muscular comienza a disminuir rápidamente después de los 30 años. Se recomienda el yoga, tai chi, pilates, entrenamiento de resistencia y ejercicios sentados.

Por supuesto, hay muchos sitios web de ejercicios y aplicaciones online que se pueden usar para ayudar a encontrar una rutina con el entrenamiento diario. Y, mientras estés en casa, por más tentador que sea, tratá de no comer todo lo que está a la vista.

Ejercicios para probar en casa

Tríceps con una silla: sentate en el borde de una silla sosteniendo las manos con las palmas hacia adelante. Poné tus pies en frente tuyo con las piernas dobladas, para una opción más fácil, o piernas rectas, para hacerlo más difícil. Bajá los codos a un ángulo de 90 grados antes de empujar hacia arriba.

Tablas: Se pueden hacer en cualquier lugar de la casa: sobre una mesa, una cama, una silla o incluso una pared. Para usar una mesa, poné las manos sobre la misma con las piernas estiradas detrás tuyo y el cuerpo bien recto. Bajá tu peso manteniendo los codos apretados contra tu cuerpo y presioná hacia arriba.

Giros con una botella: Sentate en el suelo sosteniendo una botella con líquido. Inclinate hacia atrás con la espalda recta y activá tu núcleo. Girá el torso e intentá tocar el piso a cada lado con la botella de leche. Hacelo más difícil levantando los pies del piso.