Barcelona, gracias a Messi, dio un paso importante para la final

El argentino volvió a brillar en su equipo y logró una victoria importante para estar cada vez más cerca de la final.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/05/01/barcelona-gracias-a-messi-dio-un-paso-importante-para-la-final/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-01T18:50:00-03:00">mayo 1, 2019</time></a>

La Champions League está llegando a su fin y en las semifinales se tienen que enfrentar dos equipos que pueden ser tranquilamente los campeones de esta edición. El Barcelona y el Liverpool disputaron el partido de ida en el Camp Nou y el equipo local pudo salir victorioso por 3-0 con un doblete de Messi y el restante de Suárez.

Gran parte del partido fue muy igualado donde ninguno de los dos equipos quiso arriesgar más de la cuenta para no tener que lamentar un gol de su rival. Los dos conjuntos presionaron mucho al otro cuando intentaron salir por abajo de su propia área. Esto generó muchas confusiones y un partido que se destacó por la buena defensa.

Al minuto 26 llegó la apertura del marcador. Hasta ese momento, Jordi Alba no había podido desbordar en ningún momento y cuando lo pudo hacer le tiró un centro muy preciso para que ingrese Luís Suárez por el medio de los centrales sorprendiendo a todo el mundo y definió con la punta del botín derecho para superar al portero Alisson.

Luego de esto, el Barcelona parecía que estaba más tranquilo tratando de buscar los huecos necesarios para poder marcar pero el Liverpool no se los concedió con mucha facilidad. Con el 1-0 en el marcador se fueron al descanso. Al principio de la segunda mitad, el elenco inglés tuvo sus oportunidades para poder marcar.

Los Reds no pudieron conseguir hacer un gol por la falta de contundencia de sus delanteros y por la excelente actuación del arquero Mark-André Ter Stegen que tapó absolutamente todo. El equipo inglés lo dominó durante muchos minutos y hasta no merecía perder por la buena actuación que estaba teniendo el equipo.

Todo cambió cuando Lionel Messi decidió enchufarse en el partido cuando faltaban 20 minutos para que culmine. El argentino logró marcar un gol con un poco de fortuna luego de que le quede un rebote en el palo cuando el portero ya estaba totalmente vencido y definió con mucha tranquilidad ya que estaba totalmente solo.

El cronómetro marcaba 37 minutos de la segunda parte cuando Messi mostró por qué es considerado el mejor jugador de la historia. Tuvo un tiro libre a varios metros de distancia del arco y con un disparo excelso pudo colocarla al ángulo superior de Alisson que le resultó imposible de sacar.

Este gol marcó los 600 de Leo con el Barcelona contando todas las competencias, justamente el mismo día que marcó su primer tanto con esa camiseta hace 14 años. Gracias a este resultado con tres de ventaja, el Barça va a ir a Inglaterra a jugar con mucha más tranquilidad porque sabe que el Liverpool deberá marcar la misma cantidad de goles.