Roger Federer: “Cuando me retire, quiero que piensen que era un buen tipo”

En una entrevista con el diario El País, el tenista suizo mostró su lado más íntimo.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/05/07/roger-federer-cuando-me-retire-quiero-que-piensen-que-era-un-buen-tipo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-07T12:17:15-03:00">mayo 7, 2019</time></a>

Restan horas para que Roger Federer realice su debut en el ATP Masters 1000 de Madrid. El suizo se enfrentará con el francés Richard Gasquet en el marco de la primera ronda de certamen español. Antes de su cotejo, el Maestro dialogó en exclusiva con el periódico El País.

En primer lugar, el oriundo de Basilea dejó en claro que, a lo largo de su carrera, siempre buscó pulir su juego. “Siempre hay maneras de mejorar algo. Algún pequeño de detalle de algún golpe, cómo te organizas, cómo recalibrás tu vida, cómo preparas un partido, la preparación mental o dónde entreno”, confesó.

Sin embargo, reconoció que, cuando pasaron los años, eso se volvió más complicado: “Desde los diez años hasta los veinte, observas cómo cada vez sacas más fuerte, te mueves más deprisa. Pero de repente llega el día en el que ves que las mejoras son mínimas. Desde un punto de vista negativo es horrible, pero con otros ojos puede resultar interesante e incluso apasionante. Siempre tengo en mente volver al mejor nivel y hay que demostrar eso cada día”.

Por otro lado, Federer tocó uno de los temas recurrentes: el retiro. “Uno desea retirarse cuando uno quiere. Puede ser algo que decidas cuando estés de vacaciones. O después de jugar un partido. Siempre que la decisión sea de uno, me parece perfecto. Yo no busco un final de cuento de hadas. Muchos piensan que mi carrera debería terminar con un broche perfecto, para mí eso sería un enfoque equivocado. De haber pensado algo así, ya me habría retirado antes en varias ocasiones. Pero soy relajado y flexible con esto”, detalló.

Roger mantuvo la misma línea y sumó: “Espero que miren atrás y piensen que era un buen tipo, que era bueno para el circuito. Ahora que se retira Ferrer, veo que es alguien que lo ha dado todo. Da igual que haya ganado cinco torneos o cincuenta. Siento un enorme respeto por él. Me gustaría que la gente pensara algo así de mí también. Que piense que fui un buen referente y que no iba solo a lo mía. Yo veo el circuito como una familia, algo a lo que hay que contribuir”

Asimismo, el tenista de 37 años resaltó su perfil bajo. “Es algo que he hecho bien a lo largo de mi carrera. Cuando subo al coche y dejo las instalaciones, dejo al tenista. Sé lo que soy, te tienes que cuidar para rendir, pero llego a mi casa y no me veo como un deportista profesional o un famoso. Esta transición la hago muy rápidamente, de manera natural y sin pensar en ello. Considero que me ha ayudado mucho en mi vida”, explicó.

Finalmente, el Maestro eligió uno de los momentos más felices de su vida profesional: “De una manera extraña me quedo con la final del Abierto de Australia de 2017. Nunca antes me había visto tantos resúmenes de golpes de la última media hora. Me podía creer que hubiese ganado ese partido y ni mucho menos el torneo. Fue un regreso de cuento de hadas. Ese partido fue increíble sobre todo porque fue contra Rafa, lo tuvo todo”.