Rafael Nadal valoró su desempeño en Roland Garros

Fuente: ATP World Tour.

El número dos del ranking ATP habló tras conquistar la Copa de los Mosqueteros por duodécima ocasión.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/06/11/rafael-nadal-valoro-su-desempeno-en-roland-garros/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-11T10:04:03-03:00">junio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-11T10:04:04-03:00">junio 11, 2019</time></a>

Ya pasaron dos días desde que Rafael Nadal ganó por duodécima vez el Roland Garros. Es que el domingo 9 de junio, el manacorí derrotó a Dominic Thiem en la final del certamen francés por 6-3, 5-7, 6-1 y 6-1 para sumar un nuevo trofeo a su vitrina de premios. En una entrevista con Mundo Deportivo, el español valoró su actuación en el torneo galo.

“Yo creo que he hecho muchas cosas bien y casi ninguna mal. No he sacado increíble, pero he sacado bien, y en momentos importantes he hecho puntos con el servicio; el revés ha estado muy bien durante todo el torneo y el drive también; la movilidad otra vez ha estado bien. Influye el hecho de haber podido jugar cinco semanas sin retirarme. Eso es lo que le da confianza a tu cuerpo, el poder correr y desplazarse sin miedo. Cuando vas acumulando parones uno tiene miedo y no va con confianza hacia la bola, y el hecho de poder enlazar cinco semanas te aporta seguridad”, comenzó explicando el número dos del ranking ATP.

Sin embargo, hizo hincapié en que ganar no significa que su desempeño fue magnífico. “Lo que yo creo es que ni cuando gano todo es increíble, ni cuando pierdo todo es nefasto. Emocionalmente soy una persona más o menos estable, con momentos mejores y peores, claro, pero no soy de ir ni muy hacia arriba ni muy hacia abajo. Estoy en un término medio que me ayuda habitualmente a aceptar las cosas negativas que van ocurriendo y también las positivas. El hecho de no elevarme me ayuda mucho a poder seguir haciendo cosas positivas, porque al final mantengo un perfil lógico y normal”, comentó.

Consultado acerca de sus discusiones con el periodismo, Rafa fue contundente: “Por norma general, creo que el trato que he recibido por la prensa ha sido muy bueno, y yo también he intentado tener un comportamiento adecuado como para recibirlo. He intentado no poner malas caras ni tener actitudes inadecuadas, ni dentro ni fuera de la pista. Siempre me he sentido muy respetado por los medios. Lo que dije en Madrid es que quizá, para los periodistas era poco el llegar a las semifinales, y que para mí, en ese momento en el que estaba, significaba mucho. No era un reproche hacia la prensa en ningún caso. Lo que dije es que se ha hecho una normalidad de ganar once veces en Montecarlo o en Barcelona, y este año se pierde en las semifinales y parece un drama”.

Por otro lado, Nadal dejó entrever que cada vez será más complicado imponerse en el segundo Grand Slam del año. “Yo creo que el aficionado está preparado para verme perder Roland Garros. A los mejores de la historia, en cualquier faceta, les llega su día, como me llegará a mí. Conmigo ha habido varias veces que parecía que iba a llegar, y al final no ha llegado. Sigo aquí. Cuando llegue el momento llegará, y la gente lo aceptará al igual que lo ha aceptado con todos”, explicó.

Después, el zurdo valoró el cariño que recibe por parte de propios y extraños. “Yo agradezco todos los elogios. Y soy una persona de una emoción contenida, tanto cuando las cosas van muy mal como cuando las cosas van muy bien, en los picos de alegría y tristeza. Soy una persona emocionalmente bastante estable, y eso me ayuda a soportar las dos cosas: tanto las victorias y los elogios como las derrotas y las críticas”, aseguró.

Por último, el manacorí resaltó a su familia, a su cuerpo técnico y a sus amigos, quienes colaboran con él en sus peores momentos: “Soy una persona aplicada, pero no ordenada. Tengo mis defectos, como todo el mundo, pero tengo una de las cosas más importantes para ser feliz: gente que me ayuda a ser feliz siempre. Amigos de toda la vida, una buena familia y un buen entorno que me llena. Es la mejor virtud que puedo tener, gente buena al lado que me ayuda diariamente”.