De Felippe: “Otro año de Independiente en la B Nacional hubiese sido catastrófico”

Fuente: Twitter Independiente.

En diálogo con Campanas del Infierno, el exentrenador del Rojo recordó el ascenso a la Primera División.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/06/13/de-felippe-otro-ano-de-independiente-en-la-b-nacional-hubiese-sido-catastrofico/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-13T08:28:53-03:00">junio 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-13T08:28:54-03:00">junio 13, 2019</time></a>

El pasado martes 11 de junio se cumplieron cinco años desde que Independiente de Avellaneda derrotó a Huracán de Parque Patricios en el desempate de la B Nacional para lograr el ansiado ascenso a la Primera División. Ese cotejo tuvo como gran protagonista a Omar De Felippe, quien entrenaba al Rojo en ese entonces. En una entrevista con Campanas del Infierno, el director técnico recordó el momento.

“En la calle me pasan cosas fuertes con el hincha de Independiente. En la mayoría de los clubes que he estado, me pasa lo mismo. Pero con Independiente es algo especial. Uno en ese momento no toma conciencia de las cosas, yo empecé a disfrutar de la gente mucho tiempo después. Lamentablemente no pude despedirme de la gente en la cancha”, comenzó diciendo el exsoldado de Malvinas Argentinas.

Para mantener el nivel a lo largo de las cuarenta y dos fechas del torneo, el nacido en Mataderos reconoció que la clave estuvo en la unión del grupo. “Tratamos entre todos de no desconectarnos del objetivo. Nosotros teníamos que ascender como sea. Otro año de Independiente en el Nacional B hubiese sido catastrófico. Si la cosa no se solucionaba en el corto plazo, era muy difícil que el equipo pelee el ascenso. La situación política del club estaba complicada y había que ir tomando decisiones todo el tiempo”, confesó.

En la misma línea, Omar hizo hincapié en que, al tratarse de un club tan importante, las exigencias eran más grandes. “Cuando vos tenes la obligación como Independiente, es mas complicado. Otros equipos están acostumbrados a otras cosas. Siempre hablábamos y tratábamos de que los grandes asuman la responsabilidad. No queríamos exponer a los chicos. Sabíamos que el torneo se nos iba a complicar pero siempre tuvimos respuestas de los jugadores. Los chicos tenían una presión tremenda. Fue duro pero lindo a la vez”, aseguró.

En tanto, el timonel habló de algunos nombres propios que conformaban su plantel. “El Ruso Rodriguez anduvo muy bien, nos salvo en muchos partidos. Cada vez que había un penal el iba y agarraba la pelota. El cambio que tuvo Mancuello en la segunda etapa del torneo fue muy importante. Empezó a asumir una responsabilidad que no se esperaba de el. Penco hizo goles importantes. Era un pibe que siempre esta arriba”, resaltó.

Por otro lado, De Felippe lamentó el estado en el cual se encontraba Independiente en aquel momento: “Si hubiese tenido la mitad del presupuesto que tiene hoy el club, hubiésemos jugado mucho mejor. Los chicos se enojaron conmigo porque me fui. Sabia que para que lleguen jugadores importantes, tenia que correrme. Me hubiese gustado poder dirigir a Independiente en Primera”.

Por último, el exentrenador del elenco de Avellaneda recordó su momento más feliz en la entidad que preside Hugo Moyano. Además, rememoró una anécdota. “El gol que mas grite fue la final contra Huracán, fue un desahogo. Recuerdo que en la concentración previa a la final contra Huracán los jugadores estaban meta risa. Le pregunte a Insúa de que carajo se reían y el me dijo que se había recibido de técnico, porque en un papel había armado el mismo equipo que arme yo”, concluyó.